logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Actualidad

¿Justicia?

19 Apr. 2017

¿Justicia?
Ítalo Oberto - Besso

Ya nadie entiende nada. Hoy el Poder Judicial le dio una gran noticia a Nadine Heredia y a sus familiares y amigos. Se acabó la necesidad de solicitar permiso para dejar el país, debemos suponer que el expresidente Ollanta Humala recibirá el mismo trato. Todo ello pese a las declaraciones de los principales funcionarios de la brasileña Odebrecht.

La semana pasada, se reveló que Marcelo Odebrecht y Jorge Barata, hombres fuertes de la empresa brasileña Odebrecht , habían ratificado los “aportes” de tres millones de dólares a la campaña electoral del expresidente Ollanta Humala, y que en la entrega tuvo activa participación Nadine Heredia.

Estos dichos reforzarían las hipótesis que venía investigando el Ministerio Público desde la aparición de las famosas agendas y en base a los avances de la investigación un magistrado consideró que había los elementos suficientes para imponer las medidas limitativas de derecho tanto a la ex pareja presidencial como a varios allegados involucrados.

Sin embargo, pese a los nuevos elementos, la Segunda Sala Penal Nacional de Apelaciones del Poder Judicial decidió ayer revocar las medidas restrictivas contra Nadine Heredia.
A partir de la fecha, ni ella, ni la generosa Rocío Calderón, ni el iracundo Ilan Heredia; tampoco Antonia Alarcón ni Julio Torres deberán solicitar la autorización judicial del magistrado para salir del país.
No deja de generar suspicacias que esta decisión se produzca dos días después de que el presidente del Poder Judicial Duberlí Rodríguez dejara en claro que la colaboración eficaz era insuficiente para tomar medidas restrictivas e incluso advertía que al momento de recibir el supuesto aporte Ollanta Humala no era aún presidente.

Hubo un tiempo, no hace mucho, que una colaboradora eficaz, con sus dichos, tenía el poder de destrozar cualquier reputación, pisotear la presunción de inocencia y encarcelar a cualquier personaje. Ni siquiera había necesidad de confrontar la información con los hechos. Lo había dicho y punto.

Y de repente los magistrados se escudan en legalismos excesivos y parece que los dichos del titular del PJ advierten el camino a seguir.

Al menos el juez Concepción Carhuancho se mantuvo en sus trece y mantuvo las agendas como pruebas válidas en el proceso judicial.

Sin embargo, estas decisiones dejan mal sabor de boca y ponen en entredicho el necesario equilibrio e imparcialidad en el Poder Judicial.