Lima católica vibró de fe el Viernes Santo

Miles de feligreses acompañaron al Señor de los Milagros hasta la Catedral para escuchar el sermón de las siete palabras

El Paseo de Aguas del Rimac se convirtió en un improvisado centro de esparcimiento

El pueblo católico de Lima evocó este Viernes Santo, la Pasión de Jesús, inmolado en la cruz por la salvación del hombre y como ya es tradicional participó en diversas ceremonias religiosas, entre ellas la solemne misa realizada en la Catedral de Lima, hasta las representaciones de la Vía Crucis, a cargo de talentosos actores, que reprodujeron paso a paso la ascensión de Jesús hasta el Gólgota, para su crucifixión.

Desde tempranas, miles de feligreses se volcaron al templo de las Nazarenas para acompañar en procesión al Señor de los Milagros hasta la Catedral de Lima y participar en el Sermón de las Siete Palabras, que este año estuvo a cargo del Vicario de la Catedral, R.P. Octavio Casaverde Marín.

La imagen recorrió la avenida Tacna, los jirones Huancavelica, Camaná, y Callao, hasta llegar a la Catedral de Lima, donde a las 12 del día se dio inicio al Sermón. La sagrada imagen permaneció aquí hasta las cinco de la tarde, en que retornó a su santuario y monasterio de Las Nazarenas, en la intersección de las Avenidas Tacna y Huancavelica.

El Paseo de Aguas de la Alameda de los Descalzos del Rimac, que en la víspera fue escenario de la escenificación del Bautizo de Jesús, a cargo del actor Mario Valencia, conocido como “Cristo Cholo”, se convirtió en sede de una improvisada gigantesca feria artesanal y gastronómica, donde miles de feligreses tuvieron un día de esparcimiento con sus familiares.

Más procesiones

Los fieles expresaron sus expectativas de participar en horas de la tarde, en la escenificación del “Vía Crucis” en el cerro San Cristóbal, que tradicionalmente suele representar Mario Valencia, el “Cristo Cholo”, acompañado de su electo de la Iglesia Emanuelle, y que en los años anteriores fue suspendido por razones de seguridad.
En horas de la tarde, tuvieron lugar otras procesiones, como las del Santo Entierro y la Virgen Dolorosa que partieron del Templo de Nuestra Señora de la Soledad, ubicada en la Plazuela del Convento de San Francisco, así como otras desarrolladas en diversos distritos de la capital.

En provincias, trascendieron una serie de celebraciones, entre ellas el Vía Crucis celebrado en el distrito de Reque (Chiclayo), que incluyó la ascensión a un cerro, donde se improvisó un Gólgota, a cargo del actor local, Luis Terrones Castillo; las procesiones del Señor de la Caída, en Puno, y las gigantescas procesiones realizadas en Cusco y Ayacucho.

Compartir