logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Actualidad

Temer no renunciará pese a ser incluido en Caso Lava Jato

19 May. 2017

Temer no renunciará pese a ser incluido en Caso Lava Jato
Temer

Presidente de Brasil fue acusado de avalar el pago de sobornos

Pasó a ser formalmente investigado en el marco del escándalo Petrobras

El presidente de Brasil, Michel Temer, dijo que no renunciará en ningún caso a su cargo y aseguró que nunca “compró el silencio de nadie”, en respuesta a acusaciones de corrupción que desataron una grave crisis política.

“No renunciaré”, enfatizó Temer, en un mensaje al país desde Brasilia. Brasil, añadió, no puede tirar “a la basura” los logros de su gobierno, que espera sacar al gigante latinoamericano de la peor recesión de su historia.

Poco antes de este pronunciamiento, la Corte Suprema de Brasil había autorizado investigar al presidente Michel Temer por su presunta implicación en un esquema de sobornos.
El magistrado Edson Fachin, instructor del caso Petrobras en el Supremo, dio luz verde al pedido realizado por la Procuraduría General de la República en base a delaciones premiadas de los dueños del gigante alimentario JBS, precisó la Agencia Brasil, por lo que Temer pasa a ser formalmente investigado en el marco de la operación Lava Jato.

La noche del miércoles, el diario O Globo reveló detalles de la delación de un directivo de JBS que afirma que Temer dio su aval al pago de sobornos para comprar el silencio del ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha (impulsor del juicio político que destituyó a Dilma Rousseff) y su operador monetario, ambos en prisión en el marco de la mega operación anticorrupción Lava Jato.

De acuerdo con la Constitución brasileña, un presidente solo puede ser investigado por los actos cometidos durante el ejercicio de su mandato y la supuesta obstrucción a la justicia, según O Globo, fue realizada por Temer el pasado marzo.

Temer está en el poder desde mayo del 2016 y de forma efectiva desde el 31 de agosto, cuando Rousseff fue destituida por el Congreso en el marco de un juicio político por el maquillaje de las cuentas públicas.

El presidente, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), reconoció la víspera que se reunió en marzo con el empresario de JBS, pero negó que comprara silencio de Cunha, ex presidente de la Cámara de Diputados.