“Hemos permitido que la experimentación sea parte del disco”

Alejandro y María Laura vuelven a la escena con “La casa no existe”

Por: Patricia Lobato Delgado

El dúo peruano de indie folk presenta su trabajo más maduro y eléctrico, que lleva desde los sonidos cumbia hasta el trip hop. Nos referimos a “La casa no existe”, disco compuesto por 12 canciones, que sin duda enamorará a todos sus seguidores. Conversamos con la joven pareja sobre esta nueva aventura, en la que se han sentido más libres de experimentar.

¿Cómo ha sido trabajar en este tercer disco?

María Laura: Ha sido un placer, porque nos tomamos más tiempo. Creo que el segundo disco fue más estresante, porque era una especie de reto. Pero este nuevo proyecto ha sido más un disfrute. Nos hemos tomado más tiempo para componer las canciones en sí, para darle más vuelta y ha tenido este proceso de maduración. Igual la grabación; antes grabábamos en una o dos semanas, pero esta vez fue un mes entero o un poco más de disfrutar el proceso.

Alejandro: Fue lindo porque grabamos en casa, con nuestra gente y nos sentimos muy cómodos.

¿Quién se encarga de la composición?

A: ¿Quién manda?
M: Yo (risas). Los dos componemos.
A: En simultaneo. En este disco ocurrió algo que es más como ping-pong. Este proceso trata en que a mí se me ocurre una estrofa y le muestro a María, esperando que me diga ‘wow, está increíble’, pero me dice ‘está bien, pero llevémoslo por acá’. Ella le da toda una vuelta a la canción. Eso nos ha pasado mucho en este disco, hay canciones que parecen tener dos fuerzas. Creo que esto es particular de este disco. Antes éramos menos conflictivos.

¿Se sienten más comprometidos?

M: Yo creo que hubo un antes y un después de “Laboratorio de canciones”. En este taller abrimos un espacio para compartir este proceso de composición con otros compositores y comenzamos a tenerlos más en cuenta como el proceso en sí, como un valor. Antes no nos pasaba eso, lo dejábamos tal y como estaba. Ahora se ha replanteado todo y creo que cada proceso es diferente.
Sentimos que las canciones pueden estar más sólidas y maduras, porque les dimos más trabajo.

A: Yo creo que pasa como un paradigma. Yo siento que algunas canciones están más sólidas, pero a la vez, que son más abiertas. Creo que, a diferencia de los discos pasados, estas canciones no son absolutas. Siento que en este disco las cosas están mucho más abiertas y libres a la interpretación, y se ha dado porque teníamos mucho menos certeza con este disco, tanto como en la etapa en nuestras vidas en la que estamos. Hemos permitido que haya mucho más sorpresa.

Hace poco también lanzaron “Agüita del equilibro” donde fusionan la cumbia y el huayno, pero con la esencia del indie folk, ¿qué les animó a hacer estas mezclas?

M: Creo que siempre lo que desencadena el sabor de la canción es la canción en sí. “Agüita del equilibrio” la escribí cuando mi hermana estaba viajando por carretera en la sierra, entonces la melodía empezó a tener relación con el huayno y después también se comenzó a ir más hacia la selva y empezó a tener sonido de cumbia. Creo que mucho tiene que ver la temática de las canciones, la letra con lo que finalmente sale de música. Las canciones tienen que ver con el espacio donde las hemos compuesto.

A: también creo que son más sensoriales y menos racionales, como que no están tan sobre intelectualizadas, por ahí las dejamos ser. No debíamos tener una respuesta a todo. Ha sido parte de un experimento. Hemos permitido que la experimentación sea parte del disco.

¿Cuál es el secreto para conquistar al público?

A: No sé si lo hemos conquistado (risas). Creo que le pasa a cualquier banda peruana, que puede ser fiel y se afana con un sonido, pero es un reto grande llegar a la mayor cantidad de público. No sé si hay una forma para eso.
M: Conocer a las personas que han escuchado las canciones y que se conectan. Eso es lo mejor, más que estar de moda.

¿Qué es lo que quieren decir con este disco?

M: No sé si haya un mensaje, pero hay una sensación de disfrutar el momento.
A: Yo creo que simplemente lo mejor que podemos hacer es expresarnos. No sé si haya un mensaje. Tenemos claro que la composición pasa por un lado más irracional, genera un cambio personal, interior. Dejar que las canciones hagan su trabajo por sí solas.

Llevan 9 años de relación, ¿cómo es trabajar en pareja?

M: Una de las cosas que nos pasó fue que trabajamos juntos mucho tiempo. Hubo un momento en que dijimos que tenemos que hacer cosas por separado y eso nos hizo mucho bien como pareja y como grupo.

Datos:
-El dúo de Alejandro Rivas y María Laura Bustamante nació en el año 2009.
-El 8 de marzo se llevará a cabo la presentación oficial de “La casa no existe” en el teatro Pirandello.

Compartir