Kalé: “Decían que mi música no funcionaba”

El reggaetonero peruano asegura que su vida cambió tras el éxito de “La casa sola”

Por: Patricia Lobato Delgado

Si bien es cierto que incursionar en el mundo de la música es algo complicado, todo se puede lograr con perseverancia, como es el caso del cantante de reggaetón, Kalé, quien para llegar hasta donde está (gracias a su éxito “la casa sola”), ha tenido que tocar muchas puertas desde muy joven.

Actualmente el artista, de 34 años, ha lanzado su nuevo hit “La más suelta”. “Es una canción que produje en Miami y en Perú. Es una mezcla de ideas. La canción ya tenía un tiempo de que la quería lanzar. Desde ‘Pegaíto’, que fue hace 8 meses, no sacaba nada, entonces Sony Music dijo que ‘La más suelta’ era la canción que debería lanzar, por ser un tema bailable”.

Muchos no lo saben, pero tú empezaste en el mundo de la música en los años 90, ¿cómo has crecido profesionalmente?

Definitivamente, la música va evolucionando. Antes yo no escribía, no tenía la fórmula para hacer que una canción funcione. Ahora creo que entiendo este negocio. Ya sé lo que se puede quedar en la cabeza, dónde van los ganchos para que una canción sea un hit. He aprendido cómo construir una canción y que sea un éxito, como por ejemplo “La casa sola”.

El género urbano reggaetón es muy criticado, por el contenido de sus canciones…
Yo creo que en todas las canciones y géneros como el rock, hip hop, entre otros, se dicen obscenidades totalmente, a veces de una manera subliminal. Considero que la música está hecha para bailar y divertirse. Si mañana quiero hacer una canción que hable de conciencias, pues lo haré. Pero si voy a la discoteca no haré una canción como matemáticas, pues la gente va a divertirse. Me encantaría producir un tema con contenido político, que hable de la vida; tengo canciones así, pero lo que mi público me pide ahora son canciones para bailar.

“Si no me hubiera dado la oportunidad, seguiría vendiendo celulares en Jirón de la Unión”

Existe mucho público que prefiere otro tipo de géneros, ¿cómo les convencerías, de repente a que no se vuelvan fans, sino a escuchar tu música?

El reggaetón es música alegre, para bailar y “tonear”. Yo creo que los rockeros, cumbiamberos y todos los que son amantes de otra clase de música, en cualquier momento van a tener bailar reggaetón. Es imposible que vayan a una fiesta y no les pongan este género. Los invito para que se pongan a bailar y olvidar las penas. Hace poco fui a un concierto de electro y de la nada pusieron reggaetón y la gente empezó a bailar como loca.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Vamos a grabar el primer video musical “La más suelta”. “La Casa sola” no tiene video. Antes no tenía lo que ahora tengo, estoy hablando del aspecto económico también. Hace poco fui a una tienda, compré una camarita e hice mi video de “La Casa sola”. Nunca imaginé que la canción sería tan grande. Esto me cambió la vida. Trabajé dos años de corrido. Ahora ese video casero lo ven por todos lados. “La más suelta” es el primer trabajo visual que voy a realizar profesionalmente.

¿Aparte de la música, te dedicas a otra cosa?

Me hubiera encantado estudiar Ciencias de la Comunicación, pero no pude porque a mis papás no les alcanzaba el dinero. Yo acabé el colegio y me puse a trabajar, sin embargo siempre me incliné por la música. Mañana más tarde, cuando tenga 50 años, quisiera estudiar medicina, pero ahora me dedico sólo a la música.

Me encanta que la gente sepa que a mí nadie me regaló nada. Desde muy joven toqué puertas y me las cerraron, decían que mi música no funcionaba. En este momento se están dando las cosas poco a poco. Además soy productor y escritor.

Por las cosas que has vivido, pues no la has tenido fácil, ¿qué aconsejarías a aquellas personas que se quieren dedicar a la música?
Mi hija de12 años es la que se inclina mucho con la música. Pero a mí no me gustaría que se dedique a eso, lo cual la pone triste. Sucede que este mundo es complicado y hay cosas que no quiero que mi hija vea, y no es por machismo. Es muy difícil sonar en radio porque casi todo es extranjero.

A todos los muchachos que me hablan siempre en el Facebook, diciendo que los apoye y los escuche, les diría que tengan siempre una carrera a la par. Por ejemplo, si no se me hubiera dado la oportunidad de cruzarme con gente de Sony, que me orienta hasta hoy, seguiría vendiendo teléfonos en Jr. de la Unión, sería una persona normal, no sería Kalé.

Compartir