logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

A propósito del Tratado de PAZ de Colombia y FARC- (Epílogo)

16 Dec. 2016

A propósito del Tratado de PAZ de Colombia y FARC- (Epílogo)
Alter B. Himelfarb W.

Por: Alter B. Himelfarb W.

Por alguna razón dicen que el “sentido común es el menos común de los sentidos”. El referéndum o plebiscito, fue el que dio el “NO” al Gobierno. Fue el que dijo “NO” a ese contenido del “Tratado de paz”.

Entonces, ¿por qué el Gobierno, que recibió este sábado Dic. 10, en Oslo, el Premio Nobel de la Paz, insiste, en darle una rapidez que va en contra de la mayoritaria aceptación y satisfacción nacional, utilizando el artificio llamado Fast Track?

Y comenzamos el proceso de la paz, con un paso “injusto”, que obviamente, no conduce a la verdadera paz. ¿Acaso la composición de las 2 Cámaras, la de Representantes y la del Senado, son similares en porcentajes a la del plebiscito? ¿Dónde está la inteligencia de la Dirigencia Colombiana? ¿Dónde está el sentido común? Puesto que el objetivo es la calidad, que no la inmediatez. El Gobierno perdió demasiado tiempo en los pasados 4 años, en la redacción de ese mamotreto de 297 páginas y ahora en cosa de pocas semanas y considerando al menos 400 propuestas de modificación por parte de los “NO”, pretende una especie de “corto circuito” y aprobar en “par patadas” el “golazo” del año: Aprobar, el Tratado, sea como sea:

1. El cultivo de hojas de coca, aumentó en un 20% en el Gobierno de nuestro –ahora- Nobel de Paz. Los “caballeros” de las FARC, pretenden mantener ese statu-quo, con el pretexto de que ¿si a los “campesinos” les quitan su “trabajito” de sembrar coca, entonces de qué van a vivir? Con lo cual quieren que el Gobierno sea cómplice, bajo esta excusa, de traer más corrupción y desgracia al Pueblo Colombiano: Hay que permitir que los “agricultores de la Coca”, sigan con su noble trabajo, de crearle al país más miseria moral, para que estos nobles e inocentes agricultores puedan sobrevivir.

Ese es pues, el criterio maligno, diabólico y perverso que se trae las FARC entre manos, sin sanción ni castigo de ninguna naturaleza para un delito que es tanto MORAL, como económico y político.

2. Los crímenes de lesa humanidad: Estos criminales van a quedar “libres de toda sospecha”. Veamos: Los cabecillas de las FARC, es de suponer, son los que van a ocupar los curules, suena lógico. Pero acontece que habiendo sido ellos los dirigentes, son los reales y verdaderos responsables de cuanta masacre hicieron sus subordinado. O no?

¿Entonces, ellos van a recibir una mullida curul, mientras que los soldados diezmados y discapacitados por sus bestiales emboscadas, que sigan en su silla de ruedas?

¿Ni qué decir, a manera de simple ejemplo, cuando asesinan a sangre fría, a los Diputados de la Asamblea del Valle. Aun cuando aquellos, que en paz descansen hubieran sido corruptos, éstos miserables de las FARC, no tenían ningún derecho a acabar con sus vidas. Ahora todo quedó solucionado de la siguiente manera: Se pararon frente a los deudos y confesaron que ellos los mataron. Por lo tanto, al confesar pagan un mínimo encarcelamiento. Y “san se acabó”. ¡y los cabecillas, quienes fueron los que dieron la orden o la aprobación, van a seguir como “pedro por su casa”, por los pasillos del senado!

3. Sobre las mujeres, andan más enredados que un bulto de anzuelos en sus cerebros. En realidad estos patanes de las FARC, no saben de qué están hablando, cuando hablan del Enfoque de Género. Y adicionalmente, mezclan temas como el de los LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales), como si dicho tema hubiera sido causa de su rebelión y materia de sus programas revolucionarios.

4. Falta ver –que aún no se conocen- las perversidades cometidas por los “caballeros” de las FARC, contra “niños y niñas “, desarraigados de sus hogares. Casi 12.000 niños campesinos arrancados, desmembrados de sus hogares, ¿cómo carajos se repara eso?, de los cuales cerca de 4000 fueron niñas y mujeres y cerca de 8000, niños y adolescentes…¿Cómo? Niños y niñas que probablemente perdieron su identidad y no saben realmente quiénes son, ni quiénes fueron sus padres…

5-Y qué beneficios podrían recibir, los 7 millones de desplazados y cerca de 200.000 muertos y cerca de 1000 secuestrados, de los cuales nunca se volvió a saber de ellos?

Lo cierto es que estos bandidos de las FARC, han logrado con la posición idiota del Gobierno darle vuelta a la Constitución.

Una Constitución aparte para ¿juzgar? sesgadamente a éstos forajidos de las FARC, de acuerdo a sus gustos y preferencias.

El Pueblo Colombiano, tiene ahora la palabra. No vaya a ser que éste “remedio” de pacotillas, resulte peor que “la desgraciada enfermedad” que padece Colombia! ¡Que Dios se ampare de Colombia!

(*) Miembro A.I.E.L.C