logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Agua ardiente

27 May. 2017

Agua ardiente
Alfredo Lozada

Por: Alfredo Lozada

El pasado sábado comentábamos de la importancia de nuestro licor de bandera, el pisco, no solo como símbolo de orgullo nacional, sino también de su producción como fuente de trabajo para miles de peruanos, sobre todo gente del agro.

Decíamos que era fundamental no bajar la guardia, el Estado había olvidado su promoción y se podía perder lo avanzado. Todo ello a la sazón de las declaraciones en Chile de la estrella juvenil británica Ed Sheeran sobre la peruanidad del pisco, que sacaron roncha al sur del Perú.

El pisco es hoy portada delos diarios, lamentablemente otra vez los chilenos, y tantas veces ya, nos meten un puntillazo a la canilla. En el “Concurso Mundial de Licor” que se realiza esta vez en Chile, las marcas peruanas no han sido permitidas de participar como pisco, sino como aguardiente de uva, noticia que golpea nuestra identidad nacional.

En Chile, el mayor consumidor de pisco y de su aguardiente de uva que llaman igual, las marcas peruanas no pueden por ley usar la denominación de origen pisco, al igual que las marcas chilenas en Perú. Es así que algunos productores peruanos optaron por participar en el torneo, donde siempre el Perú participa como pisco, bajo la categoría aguardiente de uva, como vienen comercializando nuestro licor en Chile, por la prohibición. Esto ha generado que se les acuse de traidores, y la actitud del Estado sea amenazarlos de quitarles sus registros.

El productor peruano tiene un gran mercado en Chile para colocar el pisco que no consumimos en el Perú, por su infinita superioridad al del aguardiente chileno. En la carta de los restaurantes y bares chilenos se señala pisco peruano o chileno, pisco sour peruano o chileno, el consumidor que sabe elije lo nuestro, gracias justamente al trabajo de esos productores que ahora se critican.

¿Qué deben hacer entonces, dejar de vender en Chile? En ese caso ¿A quién venden lo que los peruanos no consumimos? ¿Deben dejar de producirlo perdiendo ingresos que pagan miles de empleos de peruanos?
El problema son las autoridades que han abandonado este asunto, de tanta sensibilidad nacional, como se puede notar, y sobre todo de tanta importancia económica.

Luego de un gran impulso a finales de los 90s, por acción reactiva ante el avasallamiento chileno, comenzamos a creer y consumir nuevamente nuestro pisco, que seguía con vida gracias a productores que se la jugaron, muchos de ellos ahora se les pretende castigar.

El Estado debe abrir mercados para nuestro pisco, así no se necesitaría venderlo a Chile, para eso está Promperu, Mincetur, Produce y nuestros agregados comerciales. Asimismo, el peruano ayudaría prefiriendo el pisco ante otros licores foráneos.

El nuevo Ministro de la Producción es Pedro Olaechea, empresario vitivinícola que conoce de esto, esperemos que su primera acción en la cartera sea retomar la abandonada política ¡Pisco es Perú! (*) Abogado, magister, especialista en gestión pública