logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Agudizando la crisis mundial

05 Dec. 2017

Agudizando la crisis mundial

Por: Andiolo Zevallos

Una Guerra. Más de 230 aviones de combate y 12 mil soldados, entre norteamericanos y surcoreanos, iniciaron las maniobras militares más peligrosas de la historia, no solo para los protagonistas (EE.UU – Corea del Norte), y sus aliados, sino para la humanidad. Nadie sabe a ciencia cierta, las implicancias de esta operación, que sin duda tendrá una respuesta tan irresponsable como la que comenzó la semana pasada, cuando Corea del Norte, lanzó con éxito un nuevo misil de alcance intercontinental.

El objetivo de esta maniobra militar conjunta, dicen sus gestores, es mejorar las capacidades de operación aérea para actuar, en cualquier condición meteorológica, tanto de día como de noche; por lo que simularán ataques contra blancos, como instalaciones nucleares o plataformas de lanzamiento de misiles balísticos.

Aunque la operación, ya estaba programada, la maniobra es una respuesta a la actitud provocadora de Corea del Norte, que lanzó un misil que alcanzó 4.475 kilómetros, capaz de golpear cualquier territorio del planeta; con las únicas excepciones de América Latina y parte del suroeste africano. Sin duda, no es un artefacto con el que se pueden hacer ensayos, es muy serio y sus consecuencias pueden ser fatales para el planeta.

“Nos estamos acercando al conflicto militar porque Corea del Norte está marchando hacia unir la tecnología de un misil balístico intercontinental con un arma nuclear en la parte superior que no solo puede llegar a Estados Unidos, sino a otras partes del mundo” dijo el senador estadounidense, Lindsev Graham.

Por su parte, Corea del Norte considera que los ejercicios “suponen una grave provocación militar que empujará a la ya aguda situación en la península al borde de una guerra nuclear” y amenazó con dar una “respuesta despiadada”.

El desarrollo nuclear de Corea del Norte tuvo en sus inicios, la colaboración de la URSS y Egipto; y ahora se sospecha “que existe un mercado negro de material soviético y que cuente con ingenieros y físicos que trabajan clandestinamente en el programa balístico y nuclear norcoreano”.

Muy peligroso. La ONU dice que “solo una bomba puede destruir una ciudad entera y causar la muerte a millones de personas; poner en peligro el medio natural y las vidas de las futuras generaciones”. Pese a este escenario, donde se espera una “respuesta despiadada”, considero que una guerra nuclear aún es remota y que primará la razón y no la fuerza.