logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Apra sin Víctor Raúl – LIX

09 Jun. 2017

Apra sin Víctor Raúl – LIX
Fernando Calle

Por: Fernando Calle Hayen

Sí, existieron entonces muchas obras en el primer gobierno de Alan García, al que lamentablemente lo califica de pésimo; por eso insisto: una cosa son las obras y los trabajos de proyección social y desarrollo coherentes con la posición doctrinaria e ideológica del aprismo, y otra son las consecuencias económicas que puedan haberse presentado por coyunturas internacionales, La mala posición y campaña en cuanto al pago del diez por ciento de la deuda externa, que enfrento seriamente a los acreedores, especialmente a los estados unidos de América; más aún, cuando en el caso de este último país, el gobierno del presidente Belaunde, no amortizaba ni diez por ciento en los últimos años de su gobierno.

Lo que afectó seriamente fue el enfrentamiento innecesario, cuando recordamos al profesor norteamericano Harry Cantor, quien explicaba la necesidad de la presencia del APRA, en defensa contra la penetración comunista en américa latina; hubiera sido sabiamente utilizada esa situación y concepción entendida, por muchas generaciones de alumnos en los estados unidos y su clase política, contrarrestando enfrentamientos hubiera tenido apoyo; ahora bien, lo más dañino y grave resultó sin duda los casos de corrupción denunciados que se presentaron en dicho gobierno y que no pudieron ser definidas en su plenitud por haber prescrito en el tiempo, generando la impunidad que en el escenario nacional actual, se ha convertido en la gangrena de nuestras instituciones y frágil democracia.

Obras por ejemplo como la Central hidroeléctrica de Charcani (Arequipa), que había iniciado en 1978, abandonada su continuidad y se reanudara en 1986(primer gobierno APRA), culminado en 1988; también en 1986 se reanudó el proyecto de irrigación Chavimochic, para los valles de chao, Virú, Moche y Chicama, en la región la libertad, concluida esta obra cuando estaba el presidente Fujimori.

Podemos hablar de infinidad de obras como el proyecto hidroenergético de Olmos(Lambayeque), la continuación del proyecto majes en Arequipa, el centro nuclear Oscar Miroquesada de la Guerra en lima, el museo de la nación que ya lo hemos mencionado, programas del banco agrario y otros de interés social, la obra del tren eléctrico, que por absurdas situaciones sin calificativo político en perjuicio del pueblo, se paralizó hasta que el presidente García retornara en su segundo gobierno, felizmente esta obra de enorme importancia para el transporte urbano viene continuando como línea del metro 1, metro 2 y así sucesivamente, también en el gobierno del presidente Humala.

Este tema del tren de eléctrico, que de por si es una obra de gran proyección social, en las siguientes líneas, existen también problemas de corrupción, inclusive, con la sombra de ODEBRECTH, ente otras empresas, pero como sostuve desde la primera etapa del tren eléctrico, y sus serias denuncias como el caso de Siracuza, sostuve y sostendré, que estos actos incorrectos, por decir lo menos , deben sancionarse severísimamente en sus actores y comprometidos, con las mayores confiscaciones y recuperaciones económicas, pero que no deben en absoluto interrumpir la continuación de las obras, las cuales deben continuar paralelamente, como se dice en el lenguaje del litigio en el derecho “en cuerdas separadas” ya que el pueblo no tiene por qué ser perjudicado de Ilícitos de tanta magnitud, por gentes que merecen el mayor desprecio así hubiera sido o son gobernantes, como de sus grupos y/o partidos políticos ya que podrían y deberían calificarse como delitos de lesa nación sin derecho a prescripción ni beneficio alguno.
(*) Facebook: Fernando Calle Hayen / Twitter: @FernandoCalle_H