logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Argentina: el reto de salvar vidas en un submarino

21 Nov. 2017

Argentina: el reto de salvar vidas en un submarino

Por: Andiolo Zevallos

Expertos navales de Inglaterra, Chile y otros países, participan de manera conjunta, en la búsqueda del Submarino Argentino ARA San Juan, desaparecido en el Atlántico Sur; obviamente el propósito es ubicar la nave, pero sobre todo rescatar sanos y salvos a los 44 tripulantes.

En un escenario tan difícil como este, es bueno saber que la solidaridad se haya puesto de manifiesto, y sobre todo de países que no podíamos esperar. Argentina tuvo una cruenta guerra con Inglaterra por recuperar Las Malvinas, territorio que aún sigue en poder de los ingleses; y Chile, país con el que las heridas aún no cicatrizan, precisamente por su traición en este conflicto.

Para los argentinos, la búsqueda del ARA San Juan es una causa nacional; sus autoridades han dicho que la nave tuvo un problema eléctrico y que por ello perdió la comunicación; descartando de plano un incendio a bordo, y señalando que el Submarino debe estar en movimiento y navegando hacia Mar del Plata.

Lo último que se sabe es que hubieron siete llamadas satelitales, que se presumen provienen de la nave perdida en el Atlántico Sur y que sus tripulantes están intentando ser ubicados.

La búsqueda “puede demandar muchos días, hay que tener paciencia, emergido aflora sólo un tercio de su superficie y es muy delgado”, dice Carlos Zavala, ex comandante del Submarino ARA San Juan, añadiendo que éste puede estar sumergido “hasta siete días y siete noches; con gran autonomía”.
Las horas pasan y la tensión crece. Inglaterra envió un Hércules y un rompehielos HMS Protector. Estados Unidos mandó un avión marítimo P-84 Poseidón, preparado para respaldar una amplia gama de misiones en grandes masas de agua, incluidas las operaciones de búsqueda y rescate por debajo de la superficie.

Sin duda, el propósito es ubicar la nave y rescatar a los 44 tripulantes; y no dejar que ocurran hechos lamentables como los sucedidos con: El submarino Kursk, de Rusia, donde perecieron 118 tripulantes en el océano Ártico; o los hundimientos del USS Thresher de los EE.UU. donde murieron 129 personas.

El del Submarino K-8 de la URSS que se hundió y llevó 52 vidas en España; o el USS Scorpion de los EE.UU, que segó la vida a 99 miembros de la tripulación; como también el del incendio que provocó la catástrofe del submarino soviético Komsomolets con 69 tripulantes el año 1989.

Hace 35 años, argentinos y británicos, se enfrascaron en una guerra sin cuartel en el Atlántico Sur, escenario donde ahora se unen para salvar 44 vidas argentinas.