logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Casos TC y MP, no son iguales

27 Nov. 2017

Casos TC y MP, no son iguales

Por: Antero Flores-Araoz

Constantemente vemos en los medios de comunicación, expresiones en el sentido que las denuncias que se han interpuesto ante el Congreso, para que se conviertan en Acusaciones Constitucionales contra cuatro magistrados del Tribunal Constitucional y contra el Fiscal de la Nación, atentan contra la institucionalidad democrática y jurídica del país, y por lo tanto deberían ser desestimadas. Más aún se expresa que ambas tienen móviles políticos.

La verdad es totalmente diferente. Ambas denuncias son distintas y nada tiene que ver la una con la otra. Mientras la denuncia contra cuatro magistrados del TC la han interpuesto los marinos afectados por una disposición irregular e ilegal de tales magistrados, la denuncia contra el Fiscal de la Nación es presentada e impulsada por parlamentarios de la bancada mayoritaria del Congreso, y con móviles no vinculados con la institucionalidad legal del país y menos con la Justicia.
Los marinos reclaman con razón que los cuatro magistrados del TC han violentado la normatividad del país, al haberse entrometido en caso resuelto por otro colegiado y que había adquirido firmeza, y por ende era inamovible.

En adición la decisión de los magistrados cuestionados, afecta gravemente a los marinos denunciantes, involucrados en el caso de “El Frontón” en que hace más de tres décadas, cumpliendo órdenes absolutamente legítimas y regulares, develaron el motín perpetrado por quienes estaban sufriendo carcelería. La decisión de los magistrados denunciados les significa seguir procesados en juicio interminable que atenta contra el plazo razonable de juzgamiento que constituye precepto tanto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de Naciones Unidas, como del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y de la Convención Americana de Derechos Humanos.

El caso del Fiscal de la Nación es diferente, Congresista del grupo parlamentario mayoritario y opositor al Gobierno, presentó denuncia contra él, por no haber ordenado a los fiscales del Ministerio Público, involucren en el caso de Odebrecht a las constructoras peruanas que eran sus consorciadas.

Lo cierto es que el Ministerio Público no es ni Ejército, Marina, Aviación y Policía, en que hay una línea de mando vertical y que el inferior en grado debe cumplir las disposiciones del superior. En el Ministerio Público los fiscales tienen autonomía funcional, y solo dependen del superior, cuando les viene en grado tomar decisión, pero no antes. Empero se ha podido advertir que si había investigación a las constructoras nacionales.

Por lo demás, si se denunciaba al Fiscal de la Nación por falta de acción y/o de resultados, también podría haber sido denunciado todo el Congreso y auto denunciado el congresista denunciante, pues en el Parlamento existe la Comisión de Lava Jato que hasta ahora no puede exhibir resultados y que encima le cuesta al erario nacional que sufragamos con nuestros tributos.

Dice mucho, que teniendo “ropa tendida” el Congreso de la República, se atreva a cuestionar el trabajo del Ministerio Público, que en este caso es sumamente difícil por las implicancias internacionales y porque además su acción debe evitar daños colaterales como podría ser la interrupción de obras.