logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Corrupción

04 Dec. 2017

Corrupción

Por: Francisco Diez- Canseco Távara

La enorme mayoría de los peruanos estamos hartos de la corrupción. Esta puede parecer una verdad de perogrullo, pero no lo es. En los últimos 30 años, con ciertas variantes, el criterio imperante ha sido el de que no importa que una autoridad robe con tal de que haga obra.

El resultado es elocuente: la coima de 20 millones de dólares recibida Toledo por la adjudicación de las obras de la Interoceánica Sur II y luego la Interoceánica Sur III a sendos consorcios de compañías constructoras lideradas por Odebrecht, ni siquiera reúne los requisitos del famoso “diezmo” que suelen cobrar los coimeros por este tipo de contrato.

En el primer caso, el contrato original fue por alrededor de 265 millones de dólares y culminó en el orden de 1041 millones por obra y gracia de sucesivas adendas.
Lo propio ocurrió con la otra obra: un aumento de 395 a 1076 millones de dólares a través del mismo procedimiento de las adendas el de Chinchero que es una especie de patente de Odebrecht y sus socios.

Si hubiera aplicado la doctrina del “diezmo”, Toledo debió coimear por no menos de 200 millones de dólares pero se aplicó a sí mismo otra práctica: la del cholo barato que usaban los gamonales y latifundistas para explotar a los campesinos.
La pregunta es si, de repente, bien asesorado por Eliane Karp quien trabajó en un banco aunque él es economista logró captar más recursos ilícitos por estos conceptos que aún no han sido detectados.

Es todo tan grosero y vergonzoso que parece mentira. Pero responde a una cruda verdad: en los últimos 32 años se armó un esquema de corrupción sistémica en el Perú, sin precedentes, que ha permitido la impunidad de funcionarios, profesionales, empresarios y políticos que, digámoslo con todas sus letras, se han llenado los bolsillos con el dinero que proviene del trabajo y el esfuerzo de todos los peruanos y que ahora, aún cuando están con las barbas en remojo, nos quieren seguir tomando el pelo.

Necesitamos crear el Consejo Nacional de Moral Pública, propuesta de Perú Nación, para barrer con ellos!