logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

De los procuradores públicos y de los abogados

15 Mar. 2017

De los procuradores públicos  y de los abogados
Martín Belaunde Moreyra

Por: Martín Belaunde Moreyra

¿Qué son los Procuradores Públicos? Abogados del Estado. ¿Y qué son los abogados? Profesionales del derecho que cuando se incorporan a la Orden juran que lucharán por la justiciadentro de las normas de la ley. ¿Se puede luchar por la justicia fuera de la ley? En casos extremos quizás sí, pero eso puede significar una revolucióny el Perú ahora vive en un régimen constitucional que respeta la libertad y la democracia. ¿Qué función cumplen los Procuradores Públicos? Con arreglo al artículo 47 de la Constitución “la defensa de los intereses del Estado está a cargo de los Procuradores Públicos conforme a ley…” Enfatizo el concepto de respeto a la ley.

¿Puede un abogado apartarse dela ley? Sólo en casos extremos para servir al valor superior de la justicia, cuando se infringe en perjuicio del Estado, de la sociedad y de los individuos. Esta es una situación muy difícil que el abogado debe meditar profundamente antes de tomar una decisión. Es evidente que el abogado busca llegar a la justicia, pero no puede ni debe apartarse de la ley. Una última pregunta, ¿los procuradores cumplen un papel similar a los fiscales del Ministerio Público? No, de ningún modo, los fiscales son magistrados independientes encargados de la defensa de la sociedad y además titulares de la acción penal cuando se produce un delito o cuando existen indicios muy fuertes de que se ha producido. Los Procuradores Públicos no son magistrados independientes, son abogados encargados de la tarea de la defensa del Estado, sin olvidarse que el Presidente de la República es Jefe de Estado, jefe de gobierno y además personifica a la Nación.

Los Procuradores Públicos hoy día se rigen por el Decreto Legislativo N° 1326 de muy recienta dación y que derogó la anterior norma sobre la materia. Sus funciones y obligaciones están señaladas en losartículos 33 y 34. Los Procuradores Públicos forman parte del Sistema Administrativo de la Defensa Jurídica del Estado y su primera obligación es “cumplir los lineamientos, normas y procedimientos del Sistema” (artículo 34). Tienen Autonomía Funcional para “ejercer sus funciones libre de influencias e injerencias en concordancia con los demás principios rectores”. Su actuación funcional está sujeta a “los criterios y lineamientos institucionales” (artículo 6). Queda meridianamente claro entonces que los Procuradores Públicos no pueden irse por la libre.

Obviamente los Procuradores Públicos deben ser abogados en ejercicio que en su desempeño profesional se rigen por el Código de Ética, el cual entre otras cosas, regula sus relaciones con los clientes a los cuales sirve. El cliente de los Procuradores Públicos es el Estado representado por el gobierno de turno. No hay escape. El artículo 14 del Código de Ética establece que “el abogado debe actuar atendiendo estrictamente las instrucciones del cliente; no actuará en un asunto sino por voluntad expresa del cliente y de acuerdo al encargo encomendado. El abogado no debe contrariar la voluntad del cliente, aún cuando crea que ello sería lo más adecuando para la defensa del interés del cliente”. Entonces, ¿Qué debe hacer un Procurador Público cuando considera que el gobierno no actúa bien? Muy simple, renunciar así duela.