logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Diálogo por la Gobernabilidad

28 Sep. 2017

Diálogo por la  Gobernabilidad

Por: Carlos Bruce

Los primeros contactos entre la presidenta del Consejo de Ministros y las fuerzas de oposición auguran buenos frutos en favor de la población a partir de un mejor entendimiento entre los dos poderes del Estado. Enhorabuena que así sea, y que esto marque un punto de inflexión hacia un panorama político de distensión y diálogo.

Esto va en el sentido señalado por el mandato de las urnas, esto es, la necesidad de diálogo y concertación entre las fuerzas políticas importantes para poder avanzar. Hasta hace dos semanasla mayor fuerza opositora al gobierno no lo entendía así, habiéndose generado un dañino ruido político producto de la crispación.
Hoy, después de un año de gobierno se presenta la oportunidad para dejar de lado todo aquello que divida y pasar a una fase de institucionalización del diálogo productivo entre poderes.

Tal como lo dijimos antes, la situación actual del país exige acuerdos entre las principales fuerzas políticas para crear las condiciones de gobernabilidad que permitan aplicar las políticas que se necesitan con urgencia para resolver los problemas más acuciantes.

Lo que hoy necesita el país es la hidalguía y grandeza de los políticos para llegar a un entendimiento que conlleve a trazar una agenda mínima que aborde los temas de corrupción, inseguridad, reactivación económica, y reconstrucción, además de los ejes centrales que direccionan los demás sectores claves.

Sin ese acuerdo mínimo entre el Ejecutivo y el Congreso no sería posible completar las leyes y reformas para que el Estado cumpla con sus deberes primordiales que garantizan la protección y el bienestar de la población, el imperio de la ley, y el funcionamiento de las instituciones.

Las condiciones están dadas para retomar el rumbo del crecimiento saliendo del trance de enfriamiento y desaceleración de la economía. Hoy, los efectos de los factores que afectaron al país están cesando y el panorama se presenta propicio para lanzar el plan de reactivación.

Esta vez, abrigamos la esperanza de que estos encuentros entre el Ejecutivo y Legislativo permitan establecer un espacio permanente de diálogo y coordinación para avanzar sin pausa en una sola dirección.