logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

El Cristo de Odebrecht

17 Jul. 2017

El Cristo de  Odebrecht

Por: Francisco Diez-Canseco Távara

Es realmente una paradoja del destino que, hasta ahora, el único vínculo visible de Alan García con Odebrecht empresa líder de la corrupción en el caso Lava Jato sea el Cristo de Chorrillos.

En la financiación de esa obra, que es hoy una flagrante evidencia de hasta dónde puede llegar el cinismo de la corrupción en el Perú, participaron Odebrecht y, según las propias expresiones de García, otras personas y empresas entre las cuales se encuentra el propio García que aportó nada menos que US $ 30,000.- (de sus “ahorros”) de los US$ 800,000 que costó.

Se estima que, durante su segundo gobierno, Odebrecht tuvo contratos con el Estado peruano por alrededor de US$ 666 millones de dólares y está registrado que García recibió en Palacio de Gobierno 16 veces al representante de la compañía brasileña Jorge Barata y que en 3 oportunidades lo hizo Luis Nava, secretario de la Presidencia y su hombre de confianza.

No parece indispensable que el Presidente de la República se reúna en 16 ocasiones con el portavoz de una de las empresas más corruptas del mundo ni mucho menos que lo haga su más visible alfil (Nava) para tratar temas que corresponden a los organismos pertinentes del Estado.

Y ahora resulta que Barata no va a hablar más y que la lista completa de corruptos de Lava Jato, anunciada para el 1ro de Junio, no será presentada, pese a que el propio Marcelo Odebrecht habría dicho que Barata puede proporcionar valiosa información sobre García.

Está claro que García aprendió mucho durante su primera y pésima gestión presidencial y que ha tenido, en la segunda, muy claro cuáles son las responsabilidades de los ministros que vienen a constituir una suerte de escudo del Jefe de Estado.

Sin olvidar que, en el 2010, la empresa petrolera brasileña Petrobras, también envuelta en el escándalo de Lava Jato, ocupó el primer lugar entre las proveedoras del Estado peruano con la módica suma de US$ 3812 millones de dólares.

Finalmente, ha sido también notoria la habilidad tinterillesca con la que García sorteó a la llamada megacomisión del Congreso y, como lo reseñé en mi columna anterior, el clamoroso fraude en la elección interna del Partido Aprista realizado la semana pasada. ¿Algo más para investigarlo realmente a fondo? (*) Presidente de Perú Nación- Presidente del Consejo por la Paz