logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

El extraditado presentará pruebas

10 Oct. 2017

El extraditado presentará pruebas

Por: Javier Valle Riestra

Ya el artículo 521° del Nuevo Código Procesal Penal ha regulado el procedimiento de extradición, conteniendo disposiciones iguales a las que se presentan en este artículo y el siguiente que luego comentaré. San embargo, en tanto se trata en el fondo del mismo principio normativo que aquel contenido en el Nuevo Código Procesal Penal, vale la pena el comentario.

Este artículo demuestra que para nuestro sistema la extradición no es un asunto concerniente solo a los Estados requirentes y requerido, sino que también tiene como coprotagonista al extraditurus, el cual se puede oponer a la petición, presentar pruebas e intentar demostrar la informalidad de la solicitud extranjera, su inocencia y atenuantes o eximentes.

No es la extradición asunto meramente formalístico. No consiste en algo mecánico que se limite a estudiar el auto de procesamientos con orden de detención o sentencia condenatoria, la identidad normativa, la no prescripción, la competencia de los tribunales reclamantes y la apoliticidad del caso. No. Hay algo más. Pese a que todo sea formalmente exacto e irrecusable; pese a que, inclusive, la imputación sea por un delito común extraño a cualquier consideración o implicancia religiosa, nacionalista o racial, elextraditurus puede salvarse de la entrega si demuestra su inocencia y la arbitrariedad de su acosamiento judicial internacional. Esa es la tendencia moderna.

El artículo 11° de la “convención Interamericana sobre Extradición” habla de documentos de prueba y dice que con la solicitud de extradición deberán presentarse (además del auto de prisión con orden de detención judicial) “los elementos de prueba que según la legislación del Estado requerido sean suficientes para aprehender y enjuiciar al reclamado”. En cambio, el convenioEuropeo no es explícito.

Existe polémica sobre si su artículo 12° permite la comprobación material. Manzanares, ilimitadamente citado en esa monografía, nos dice: “el gran problema de la documentación enlaza con el control de la prueba tenida en cuenta por el Estado requirente para dictar sentencia condenatoria o acordar la prisión.

El tema es objeto de estudio en el comentario al artículo 2°, y más exactamente, a propósito de la doble incriminación, pero conviene destacar ahora de lege data y por lo que hace a este artículo 12° de la convenciónEuropea que la documentación exigida por el mismo no permite comprobaciones sobre la consistencia del reproche, antes por el contrario, proporciona al país requerido un relato de hechos sobre el que girará luego la aplicación legal.

—————