El futuro del Perú en petróleo

Por: Néstor A. Scamarone M.

Como dice mi amigo Chakib Khelil, ex presidente de la OPEP y ex presidente de la OPAP, saber cuánto petróleo queda es un cálculo imposible de hacer con exactitud. La británica BP aventura la cifra de 1.37 A 2.3 billones de barriles, como volumen de reservas mundiales. Al ritmo de consumo actual –94.9 millones de barriles diarios, según la Agencia Internacional de la Energía, AIE– abastecerá solo para los próximos 43 años. Pero, lejos de disminuir, el consumo de petróleo proseguirá su infatigable aumento en las próximas décadas.

El Perú importador de petróleo (hidrocarburo líquido), debe de aprender que el precio del petróleo es el resultado de factores externos que en nada tiene que con ver la oferta y la demanda; es así que el príncipe heredero de Arabia Saudí, Abdulá ben Abdulaziz, culpó a las compañías petroleras extranjeras de las extrañas y cíclicas escaladas de los precios, si bien ahora estamos en US$ 50/53 bxd, no olvidemos que hemos llegado a US$ 120 bxd, señaló: “Algunas compañías internacionales de petróleo muy importantes están acumulando grandes cantidades de crudo y manipulando los precios”.

Por otra parte, el Presidente de la OPEP, señaló: “la inestabilidad en países productores importantes suma una prima de riesgo de unos 6 dólares barril. Vale decir, que el crudo debería estar en 43 dólares barril.

Aunque parezca irónico, hoy se consume un 18 % menos de petróleo en el mundo que hace 30 años, cuando el precio del barril estaba a 2,50 dólares. Este descenso se ha debido a la disminución del consumo en los países desarrollados por eficiencia de tecnologías y otros factores. Al parecer nos gusta la noticia sin investigar los factores y cambios en la industria de los hidrocarburos.

En conclusión, el futuro cercano, si todavía no es inquietante, es sumamente alarmante. Diríamos que estamos entrando en una tormenta impredecible; sin embargo, debemos razonar con una lógica simplista: las reservas, si no son para 40 años, son para no más de 60 años, y los precios inevitablemente volverán a subir por efecto de su consumo y de los especuladores, que regresarán al mercado con su 30% a 55% en la especulación de los precios del crudo.

Entonces debemos de tener una política de aumento de reservas de energía y olvidarnos un poco si los combustibles fósiles aumentarán o disminuirán de precios. El Perú en este momento es un zombie que camina como tal, sin saber cuál es el camino a seguir.

No hay esfuerzos reales de exploración para aumentar nuestras reservas, ni explotación de gas y menos de petróleo y el futuro de energías alternas, la petroquímica, refinación (salvo Talara) y los ductos de gas para su transporte, basculan en la incertidumbre. Por favor PPK preocúpate del hidrocarburo líquido y de aumentar las reservas del Gas de Camisea o apagamos la luz.

Recordemos sobre este tema, que los partidos políticos que se presentaron para las elecciones del 2016, no dijeron nada. ¿Falta de técnicos o real ignorancia? ¿Sabrán que el 71% de las reservas mundiales de hidrocarburos pertenecen al mundo islámico, tan difícil de definir y cuyos conflictos seguirán? ¿Qué extraño?

Compartir