logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

El general Eléspuru

12 Jun. 2017

El general Eléspuru
Francisco Diez-Canseco

Por: Francisco Diez-Canseco Távara

Hace unos días, rodeado de su familia y a la altura de sus 92 años, se fue en paz de este mundo el General Otto Eléspuru Revoredo, vicepresidente del Consejo por la Paz, distinguido arqueólogo, exministro de Educación y comandante general del Ejército.

El General Eléspuru me honró con su amistad y apoyo e integró el Comité Ejecutivo Nacional del Consejo por la Paz con la misma caballerosidad y rectitud que caracterizaron toda su vida pública. Sentiremos siempre su ausencia.

En un país como el nuestro, hundido en una profunda crisis de valores, tenemos que lamentar profundamente la pérdida de un hombre de su talla.

Proveniente de una distinguida familia de militares que, como él, trabajaron con dignidad y valentía por la Patria, el general Eléspuru fue un hombre de gran cultura que practicó una política de puertas abiertas durante su ejercicio ministerial, poniendo especial énfasis en la educación inicial y relanzando las elecciones universitarias.

Es hoy muy difícil encontrar personajes como el general Eléspuru de los cuales pueda decirse, sin discusión ni duda alguna, que cumplieron su misión profesional y política en la misma forma que desarrollaron su vida privada: con amor por el Perú y honestidad a toda prueba.

Ya en el retiro, desarrolló sus estudios de arqueología poniendo en evidencia, una vez más, su capacidad intelectual e interés real y efectivo por nuestro país.

En ocasiones como ésta, donde se nos va un hombre con profundas e históricas raíces nacionales y que sirvió al Perú en forma honesta e incondicional, es bueno meditar sobre el sentido de su vida sin mácula y la necesidad de preservar ese ejemplo para las nuevas generaciones.

Limpieza en la conducta, trabajo fuerte e inteligente por el Perú y probada bonhomía caracterizaron la trayectoria de Otto Eléspuru, algo realmente difícil de hallar en el escenario turbulento de un país como el nuestro hundido en una profunda crisis de valores , de ausencia de cultura cívica y de falta de amor por la Patria.

Se fue el General Eléspuru. Pero seguirá siempre entre quienes lo apreciamos y valoramos en su real dimensión y sabemos que su trayectoria es un crisol de peruanidad que permanecerá vigente. (*) Presidente del Consejo por la Paz/ Presidente de Perú Nación