logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

El Nefasto Ruido Político

15 Jul. 2017

El Nefasto Ruido Político

Por: Alfredo Lozada Bonilla

Hemos dicho en esta columna que los cinco años de Gobierno del hoy encarcelado ex presidente Ollanta Humala, se caracterizaron por el ruido y conflicto político. Quedaron atrás las importantes inversiones, se creció poco y se desaprovechó la oportunidad de seguir la senda del desarrollo por la que caminaba el Perú.

Se apostó por fallidos espacios de integración como la UNASUR, hija del proyecto socialista liderado por el difunto Hugo Chávez llamado socialismo del siglo XXI, y sucedido en la figura del ex presidente Luiz Inacio “Lula” da Silva, sentenciado a nueve y medio años de cárcel por corrupción en su país. Gran promotor de la faraónica e inútil obra llamada carretera interoceánica, a través de la UNASUR, en la que el Perú gastó más de 5 mil millones de dólares.

Todo nos dice que este movimiento socialista latinoamericano financió el triunfo de Humala con la ayuda de poderosos socios aportantes, como la empresa brasilera Odebrecht. Esto se dilucidará pronto en el Poder Judicial.

En los años del gobierno nacionalista, fue la izquierda racial la que venció todas las batallas, trayendo abajo cual proyecto de inversión relevante se planteaba, proyectos mineros como Conga y Tía María, son un par de ejemplos.

Así el Perú dejo de recibir miles de millones de tan necesarias inversiones. Fue un gobierno débil y al parecer poco deseoso de solucionar, sino por el contrario de fomentar la polarización, planteando temas como el indulto al ex presidente Alberto Fujimori y enfrentarse frecuentemente a los líderes políticos.
Una cosa es hacer política para buscar el bienestar y otra muy distinta el solo generar ruido político, distorsión exacerbada que desgasta, corrompe y genera inseguridad y desconfianza a los actores económicos e inestabilidad al país, que se transmite a la población cuando esta se da cuenta que su efecto tangible es menos ruido en sus bolsillos.

Aunque parezca increíble el recluido Antauro Humala, pretende sacar rédito político a la actual coyuntura y los medios de comunicación le dan espacio publicando sus cartas desde la prisión.

Este gobierno debe entender esta triste lección que castiga al país. El ruido y el enfrentamiento político solo desgastan y desilusionan al ciudadano.

Luego de un año de mucha discusión se está iniciando el dialogo que ha sido menospreciado y tratará de ser saboteado por las fuerzas de izquierda radical que apuestan por al conflicto y el fracaso, para que así su plataforma basada en el cambio de modelo sea una oferta política.

Que el difícil momento que atraviesa el país sea un punto de quiebre para entender que la política no se hace solo enfrentando posturas, sino también buscando consensos para ejercer el poder teniendo como norte alcanzar el bien común.

(*) Abogado, magister en acción política, especialista en gestión pública