logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Es héroe, no villano

26 Feb. 2017

Es héroe,  no villano
Antero Flores Araoz

Por: Antero Flores-Araoz

Hemos apreciado en los medios de comunicación, un hecho de sangre, en modalidad que no se había producido antes en el Perú. Una persona joven, sin motivación conocida, irrumpió en un centro comercial en Lima Norte, disparando a cuanta persona se encontraba en dicho lugar, hasta que fue abatido por un valiente policía que estaba de franco y sin uniforme.

Como saldo tristísimo de lo acontecido fueron varias personas ultimadas y otras heridas. Los fallecidos eran personas jóvenes que tenían toda la vida por delante que fue cegada irresponsablemente por quien hasta para obtener licencia de portar armas lo había hecho falsificando informe sicológico.
El dolor es intenso para los familiares de las víctimas e incluso para la comunidad que conocía de sus aspiraciones para un porvenir mejor, que fue truncado por un acto de violencia, aparentemente irreflexivo e inentendible para la comunidad.

Algunos de los que fueron heridos por el malhechor, están en vilo al igual que sus familiares, pues no se sabe si podrán sobrevivir al infortunio, y ojalá puedan superar la situación en que se encuentran, para lo cual los profesionales de la salud hacen todos los esfuerzos posibles.
El policía que intervino ha sido felicitado por la Institución a la que pertenece y se anuncia que recibirá una justa distinción. Sin embargo, el policía al que nos referimos por haber intervenido en el acto mencionado, matando al agresor y evitando pérdidas de más vidas, de acuerdo a la normatividad existente tiene que someterse a la investigación correspondiente del Ministerio Público.
Tenemos lamentables antecedentes de demora tanto en el Ministerio Público como también en el Poder Judicial, para dilucidar otros casos en que miembros de nuestras Fuerzas Armadas o Policía Nacional, actuando en resguardo de la seguridad nacional y del orden interno, tuvieron que intervenir con resultado de la pérdida de la vida de delincuentes, terroristas y otros antisociales.

Casos concretos se pueden recordar hasta el cansancio, pero basta referirnos al sufrimiento de nuestros Comandos Chavín de Huantar que durante varios lustros estuvieron sometidos a trámites y procesos judiciales, como también el caso del develamiento del motín en el entonces penal del Frontón entre muchos otros.
Esperamos que en esta oportunidad un héroe policial no sea maltratado como villano. Se trata de un policía que se enfrentó al delincuente homicida, que puso en peligro su propia vida, que hubiera podido inhibirse de actuar por no estar en servicio, pero enfrentó la situación con gran valentía.

Esperemos que en esta oportunidad como en las futuras, rápidamente se proceda al archivamiento de la investigación toda vez que nuestra legislación penal es clara. En efecto, está exento de responsabilidad penal el que obra en defensa de bienes jurídicos tutelados, como es la vida; el que ante peligro real que amenaza la vida, lo conjura; el que obra en cumplimiento de un deber; el que actúa en defensa propia y el que usa su arma reglamentariamente.

Es hora que nuestros magistrados traten conveniemtemente a nuestros valerosos miembros de nuestros institutos militares y policiales.