logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Escuela y coloniaje cultural

04 Jan. 2017

Escuela y coloniaje cultural
Pedro Godoy

Por: Pedro Godoy P.

SANTIAGO DE CHILE. No menos de tres tipos de alumnos tengo en la universidad en relación con el tema de la dependencia externa. Uno, lo integran quienes acorde con lo aprendido en básica y media creen que me equivoco, porque la Independencia se obtuvo en 1810. Otro, son «los que oyen, pero no escuchan» y «no están ni ahí». El tercer grupo quizás por su politización capta la noción de neocoloniaje que intento internalizar. No obstante, lo visualizan sólo como fenómeno político y económico.

Añadir que tal dependencia externa cubre también lo mental no me entienden. Varios estiman el yugo como inexorable por efecto de la globalización. Son fatalistas, viscerales. La pereza atávica que cargan como mochila les impide siquiera imaginar la posibilidad de revertir situaciones negativas. Juzgan el mundo inmodificable. Lo contemplan con un conformismo que, desde mi perspectiva, parece abominable dado que apenas superan la veintena.

Error es juzgar a esa juventud como «vanguardia del cambió». Vive de espalda a lo nuestro. La idolatría por lo yanqui y lo europeo los satura. Anhela la tutoría foránea. Nada de pensar con cabeza propia. Repiten sin pensar «Chile es la copia feliz del Edén» y “Somos los ingleses de América del Sur”. Calcando se opera sobre seguro y se flojea de lo lindo. Se es moderno en la medida que se imite. Con frecuencia se plagia el estuco y no la sustancia. Jamás la esencia.

Optar por lo original te convierte en candidato a la descalificación. Se te estima un aventurero… salvo que coseches aplausos en París o Nueva York. De ser así: alfombra roja, pues ya obtuvo la luz verde primermundista. Antes, anonimato o apenas piedad. La vocación de servidumbre se incuba temprano y es arrolladora. «Nuestras universidades anota Roberto Munizaga están marginadas de la realidad criolla. Exhalan un espíritu arcaico y ajeno que evoca la China de los mandarines y la Rusia de los zares. De las aulas emerge un patriciado nutrido de cultura de evasión».

A propósito de la lesbiana que defiende la tuición sobre sus hijas. Al margen de la discutida ponencia de «no discriminación a las minorías» y del «respeto a la diversidad», se consulta a una psicóloga del Servicio Nacional de Menores- SENAME sobre la situación. Esta, en vez de indagar en nuestro contexto socio cultural manejando datos empíricos, echa mano a Internet y nos entrega conclusiones de una monografía estadounidense como si se tratase de un manojo de verdades inamovibles.

Tal estrategia burocrática por lo demás usual en diversas esferas constata el colonato mental. En ciencias exactas y naturales quizás sea inocuo y hasta útil recurrir a lo extranjero. Sin embargo, en ciencias sociales además de expresar nuestra dependencia puede avalar un atropello al ethos colectivo, es decir, aporta a la crisis de identidad. La estructura escolar es responsable de ese coloniaje cultural. Ello por sus anteojeras forasteras, denunciadas por Martí.

(*) Centro de Estudios Chilenos- Cedech. Email: profe@cedech.cl Blog: premionacionaldeeducacion.blogspot.com