logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Gabinete Aróz, el repechaje político de PPK

16 Oct. 2017

Gabinete Aróz, el repechaje político de PPK

Por: Juan Sotomayor

Luego de la inevitable fiebre futbolística que afectó a todo el país, todo va volviendo a la normalidad, por lo menos hasta el repechaje. En el periodo de recuperación post proceso clasificatorio y mientras estábamos distraídos averiguando todo lo relacionado a Nueva Zelanda y su selección de fútbol, el gabinete de Mercedes Aráoz se presentó ante el Congreso y obtuvo el voto de confianza que le permite continuar en funciones y desarrollar la política general del gobierno.

Es evidente que Mercedes Araoz encuentra un clima que se presenta favorable para los próximos meses. Incluso la aprobación del presidente ha aumentado en 9 puntos porcentuales luego de su designación. Hay mutua predisposición para el diálogo con las principales fuerzas de oposición. Algunos de sus líderes tienen una agenda recargada con investigaciones en trámite y les espera arduo trabajo para organizar internamente su participación en las próximas elecciones regionales y municipales. Un posible indulto a Alberto Fujimori será otro tema crucial que influirá en el debate político y en la percepción popular de la gestión de PPK.
Fuera del espectro político, son varios los sucesos que también influirán en la gestión del presidente y su gabinete. Muy pronto, en la primera quincena de noviembre, el fútbol volverá a minimizar al tema político y, de ahí en adelante, el ánimo colectivo dependerá mucho de la tan anhelada clasificación al mundial de Rusia. Adicionalmente, las celebraciones de fin de año y la visita del Papa en enero, serán acontecimientos que nos harán ver los hechos políticos con menos rigidez y sentido crítico. La magnitud del Fenómeno del Niño y sus efectos serán otro factor que jugarán a favor o en contra de la aprobación presidencial, según las previsiones y reacciones que se adopten.

Ante este panorama, el gobierno tiene la posibilidad de cambiar el rumbo y recuperar la confianza de la ciudadanía por sus propios actos, decisiones y resultados. El discurso ante el Congreso, especialmente el compromiso de privilegiar el trabajo en el campo, la calle y la cancha en lugar del escritorio, debe traducirse en hechos y resultados concretos que los peruanos perciban inmediatamente. Al igual que con la selección, todos estamos ávidos de conseguir buenos resultados. PPK se juega su repechaje político y no hay tiempo que perder, pues será difícil encontrar mejor escenario en el futuro.