logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

La agenda nacional nos obliga a todos

04 May. 2017

La agenda nacional nos obliga a todos
Carlos Bruce

Por: Carlos Bruce

El país requiere del gobierno y las fuerzas políticas la madurez suficiente para priorizar la agenda que conviene al interés nacional. Además de los problemas álgidos que aquejan a la población, tenemos como prioridad dar paso al proceso de reconstrucción con modernidad que requerirá del esfuerzo de todos.

Sin embargo, junto a los desastres naturales que ha padecido el país también ha sobrevenido una avalancha de lodo que traen los destapes del caso de la mega corrupción Lavajato. De ahí tenemos, la probable suerte infausta de tener a la vista a más ex presidentes encarcelados por actos de corrupción, lavado de activos y otros de igual o mayor gravedad.

Penosa realidad la de nuestro país que sufre las consecuencias de la imprevisión y de la improvisación de sus gobiernos, así como el grave daño ocasionado por los tumores cancerosos enquistados en la estructura del Estado.
Frente a esta realidad que nos ha tocado afrontar, no podemos amilanarnos ni permitir que esto melle la moral de los peruanos, ni que nos distraiga de lo primordial. Sólo queda actuar con temple, firmeza y liderazgo, sin dar espacio a la indignidad.
No hay tiempo para discusiones inútiles ni menos para reyertas que resultan mayormente siendo infructuosas. La situación actual del país nos urge a todos a dedicar nuestros mejores esfuerzos para atacar los principales problemas y, a la vez, garantizar la estabilidad del país preservando la institucionalidad. En tal sentido, hagamos que cada poder del Estado cumpla con sus funciones que le asigna la Constitución.

Hagamos despejar la desconfianza que la población siente de sus gobernantes y políticos por las sucesivas frustraciones que suele padecer en nuestro medio. Un Estado que no es capaz de cumplir sus deberes primordiales que la Constitución establece correría el riesgo de la ingobernabilidad. Algo que no podemos permitir bajo ninguna circunstancia.

Por ello, mirando hacia adelante, el reto que tenemos es enorme y abrumador para todos, gobierno y oposición. Ninguna fuerza política debe retraerse de su deber y compromiso de servir al país, ni dejar que la pequeñez nos distraiga. El Perú y sus problemas nos obligan a todos.
(*) Congresista de la República