La mentira subversiva y El Frontón

Por: Sergio Tapia

La subversión es el trastrocamiento del orden, de todo orden; sea político, económico, social, religioso, cultural, lógico y ético. Hay actitudes que parcialmente desordenan, y hay ideologías que universalmente lo subvierten todo. Como el marxismo, que mediante su conceptualización acerca de la alienación humana, altera la política porque considera que la sola existencia del Estado es alienante, razón por lo que el Estado debe desaparecer. Desordena la economía por considerar que la sola existencia de la propiedad privada produce dependencia, por lo que promueve estatizar todos los bienes. Trastorna el orden social al intentar eliminar todas las clases sociales. Altera la vida religiosa, al estimar que es opio del pueblo, por lo que el marxismo es siempre perseguidor inmisericorde de toda creencia religiosa. Perturba la cultura, al abajar el pensamiento filosófico al materialismo dialéctico y al materialismo histórico. Descompone la lógica, al asumir la contradicción como compatible a la deducción acertada. Turba la ética, al estimar que la mentira y el engaño pueden ser enaltecidos, si son útiles al triunfo de su Revolución.

Qué problema tener marxistas sueltos en plaza, conviviendo socialmente con los demás ciudadanos. Porque matan, cuando ejercen su compromiso ideológico en la condición de guerrilleros y terroristas. Como fue en los sangrientos tiempos que todos los peruanos sufrimos desde los 80s y los que aún continúan siendo víctimas en el VRAEM. Porque enaltecen publicitariamente sus horrendos crímenes, mediante mausoleos, parques, monumentos y museos; se enorgullecen de sus crímenes paseando por nuestras calles las fotografías de sus dirigentes aún presos por sus crímenes, como esa marcha aún impune del pasado 1 de mayo, de la cual quienes padecen de “cretinismo jurídico” (es un dicho de Lenin, sobre sus enemigos) aún discuten sin hacer nada, si es o no es apología del terrorismo. Como lo ha sido la convocatoria del MRTA en el Hotel Bolívar, el reciente 3 de mayo, con la asistencia de un guerrillero colombiano del M-19.

¿Qué nos pasa? ¿Hemos perdido la capacidad de indignarnos? Frente a las diversas formas de lucha de los marxistas: a su sindicalismo revolucionario que subvierte a la empresa desde dentro; a sus “licencias sociales” que altera el funcionamiento de las empresas desde afuera; la concientización ideológica forzada y el pensamiento único que imponen los pseudo-profesores universitarios; la manipulación de los cuadros de maestros escolares, inermes en medio de la operación de tenaza de la que son objeto por el MINEDU ideologizado por el género antihumano y el SUTEP ideologizado por el comunismo destructor.

Hay, otras “formas de lucha” aún no reprimidas, como el asalto ideológico a las magistraturas judiciales. Asesinos terroristas casi no hay purgando penas, han sido re-sentenciados disminuyéndoselas ínfimamente y están libres, al acecho de nuestros descuidos. Por ahora hacen marchas o convocan reunirse en el Bolívar. Pero, son combatientes experimentados en la guerrilla y el terrorismo, de muchos años y en muchas batallas. Libres gracias a los jueces, que hoy se enfocan a la persecución de nuestros miembros de las FFAA, para asestarles condenas injustas, con dureza inmisericorde. Porque hay jueces que administran justicia revolucionaria, revanchista, pro ideológica y anti-peruana.

Esta ideologización de la magistratura judicial se extiende cancerígenamente, y ya llegó a las esferas del Tribunal Constitucional. Órgano estatal que ha perdido su objeto y fines institucionales, porque quebranta la constitucionalidad en sus resoluciones, con torpeza y carencia de sindéresis jurídica. Porque están embriagados para promover la injusta persecución penal contra los marinos, que expusieron sus vidas hace 31 años, sofocando el motín armado de los agentes armados del Partido Comunista del Perú (mal llamado Sendero Luminoso), en la Isla El Frontón, donde no hubo masacre alguna, ahí están los 34 sobrevivientes que se pasean por nuestro territorio.
Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

Compartir