logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

La perversión del Tribunal Constitucional (I)

27 Oct. 2017

La perversión del  Tribunal Constitucional (I)

Por: Sergio Tapia T.

Los derechos humanos, como sistema de protección internacional, fue una creación al concluir la Segunda Guerra Mundial. Para amparar a los ciudadanos frente al despotismo y el autoritarismo de los funcionarios estatales. Por eso es que se dice que los terroristas del Partido Comunista del Perú (mal llamado Sendero Luminoso), no cometen violaciones al derecho internacional de los derechos humanos. Pues, el sujeto activo de tales violaciones, es un funcionario público, un agente del estado. Nunca un particular, pues éste comete delitos, no violaciones a los derechos humanos en el sentido estricto del sistema internacional de protección de los DDHH.

Frente a un funcionario perverso, autoritario, arbitrario y prevaricador (en tanto cumple funciones judiciales), el ciudadano que es objeto de desconocimiento violatorio de sus derechos fundamentales, puede ejercer su defensa de acuerdo a la constitución y la ley. Los miembros del TC como altos funcionarios del Estado (reciben el trato deferencial como el presidente de la república, ministros de estado, congresista, jueces supremo y fiscales supremos, y demás altos funcionarios). Pueden y deben ser investigados por el Congreso de la República, por incumplir la constitución y por cometer delitos. Los marinos de El Frontón han denunciado a 4 del TC porque han modificado una sentencia del año 2013 en el 2017, cuatro años después, lo que viola preceptos constitucionales sagrados (no reabrir procesos concluidos, inmutabilidad de la cosa juzgada y que el TC es de única instancia, carece de doble instancia revisora), y por haber incurrido en delito de Prevaricato, al adoptar resoluciones contrarias al texto expreso de la ley.

No es posible que altos funcionarios del Estado, se presenten ante la CIDH para denunciar a ciudadanos. Para eso no creo el sistema de protección de los DDHH. Y, si la CIDH aceptó escucharlos, es un gravísimo error. Y, preocupa que el representante del Estado en la reunión de Montevideo, el señor Iván Bazán (viejo militante de ONGs derechohumanistas y con intereses contrarios a los marinos en el Caso El Frontón), no haya formulado oposición eficaz en nombre del Estado a esta perversión. Resulta, ahora, que lo que no era aceptado ni insinuar a los terroristas, si vale contra los marinos de la operación de rescate de rehenes de El Frontón.

El Congreso, contra quien hay acusación sinuosa y simulada por parte de la ya denominada “Banda de los 4” (del TC), tendrá que asumir su defensa directa ante la CIDH, pues nada garantiza la debida defensa de los intereses del Estado.

Pero: ¿Quién va a defender los derechos de los marinos ante la CIDH, por la rarísima denuncia que les hacen cuatro magistrados cuestionados del TC? Intentaré dar una respuesta en un siguiente artículo. Pues, el sistema de DDHH ha quedado pervertido por los señores Ledesma, Ramos y Espinosa-Saldaña, en Montevideo, esta semana. Con viaje pagado con dinero del Estado, decidido administrativamente por el presidente del TC. Ellos con los cuatro denunciados ante el Congreso. Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/