logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

La segunda teología de la liberación (sin cortina de humo)

07 Mar. 2017

La segunda teología de la liberación (sin cortina de humo)
Jorge Rochabrunt Gamarra

Por: Jorge Rochabrunt Gamarra

A ver. Trataremos de ser concretos y serenos. Hay un sector que usando la intolerancia y la ideología religiosa (porque eso son las religiones, ideologías, son divinas, son hermosas a veces y otras peligrosas, pero eso son) dice que el gobierno (anterior y actual) están metiendo la “ideología de género” en el currículo escolar.
Más allá que no es cierto pero podemos pasar un año en juicio tratando de probarnos lo contrario, (todo lo que se muestra en redes sociales son fabricaciones de farsas y troleadas profesionales masivas) el fondo del asunto, es que no quieren, no pueden permitir que sus hijos se relacionen con homosexuales, convivan con homosexuales e imposible, que sean homosexuales. No sé cómo piensan evitar todo eso, pero la verdad, ya huele al KU KUX KLAN del género.

Con mis hijos no te metas. No sé si dan cuenta, pero no hemos visto a Cipriani y todos sus seguidores, gritándole a los protervos huestes del Sodalicio “con mis hijos no te metas” ni hemos visto a Cipriani gritando eso en los las parroquias donde se han producido casos de abuso sexual o intentos de abuso sexual. ¿Esos curas pervertidos sí tienen derecho a meterse con mi hijo? Pues en la comunicación, lo que no se dice o no se acepta es más importante. Eso es lo que dicen los seguidores del Prelado Opus Dei de la Iglesia Católica del Perú.

Pero vamos, tienen derecho a defender a sus pedófilos y pederastas. Como nosotros tenemos derecho de perseguirlos y meterlos a la cárcel. Pero en el tema educativo, el tema es otro. Aquí se ha iniciado una campaña agresiva que con Philips Butters a la cabeza. Y hablan de una ideología de género. Y vociferan que se hable de sexo y no de género. Pues bien. Yo me hice una pregunta esta mañana: ¿Por qué no hay mujeres sacerdotisas? ¿Por qué no hay Papisas? Revisando textos sagrados para los católicos, resulta que la mujer no puede ocupar estos espacios de poder, porque en la doctrina cristiana, Cristo es el “esposo” de la Santa Iglesia, que refleja el santo matrimonio en santa comunión de un él, con una ella y es imposible que la iglesia se case con una ella. Bueno, la historia nos ha enseñado que la iglesia está llena de homosexuales y digo, eso no debería importar mientras no se quiera levantar a mi hijo a tu hija, ¿Cierto? Y todos los sacerdotes, obispos, arzobispos y otros jerarcas, están casados y son esposos de su santa iglesia.

Pues miren, no me interesa en lo personal que los católicos tengan estas creencias. Todo está bien en tanto no se convierten en armas de tortura, persecución, amedrentamiento, exclusión, segregación, imposición. Me parece bien que la Iglesia Católica tenga una ideología de género en cuanto al rol de la mujer, y serán las mujeres quienes decidan si quieren ser parte de esa exclusión divina y sagrada. Las que quieran, está bien. Pero, eso es ¿Ideología de género? Pues claro. ¿Y alguien los está jodiendo por eso todo el día? La verdad que nadie.
Entones, si consideran que la equidad de género es una ideología de género, pues ya, listo, será, y dejen de joder y metiéndose con todo mundo. Yo quiero que mi hijo crezca sano, valiente, decidido, orgullo y feliz. Quiero que aprenda a entender el mundo, con su maldad y su bondad, con su belleza y con su tristeza, quiero que conviva con los ángeles y con los demonios que habitamos este mundo. Si aparece en su camino un chico o una chica homosexual, no quiero que los atormenten ni ellos a mi hijo. Salvo que él quiera y entonces, zasssss aparece la palabras clave llamada libre albedrío (¿No es la palabrita que usan tanto para decir que por eso somos pecadores, por eso Dios deja que pase hambre y miseria en el mundo, porque el hombre es libre?) Ya pues, que no sea solo ideología y que sea praxis. DEJEN DE JODER.
Idea final: Bueno sería que Monseñor Gustavo Gutiérrez relance una segunda Teología de la Liberación pero esta vez no por la pobreza y contra el capitalismo, sino por la libertad y contra el oscurantismo de fanáticos desquiciados.

Y no vaya a ser que Philip Butters, Luis Solari y todos estos señores estén en la calle solamente para hacer cortinas de humo por los casos de Toledo y Keiko en torno a Odebrecht, ¿Cierto? Porque si es así, bien pensada la cosa, parecería que Favre acaba de pasar factura, o el amigo Butters también.