logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

La vida ordenada

05 Dec. 2016

La vida ordenada
Yolanda Osterling

Por: Yolanda Osterling

El autor es Fabio Morábito, nacido en Alejandría (Egipto) en 1955. Narrador, poeta y traductor, desciende de padres italianos. Pasó su infancia en Milán. A partir de los quince años vivió en México. Entre sus obras: “Lotes Baldíos”, “De lunes todo el año”. Los libros de ensayos: “El viaje, y la enfermedad”, “Los pastores sin ovejas”, “Caja de herramientas”; los libros de relatos: “La lenta furia”, “Grieta de fatiga”, “También Berlín se olvida”, “Emilio, los chistes y la muerte”. Sus obras han sido traducidas al alemán, francés, inglés, italiano y portugués.

“La Vida Ordenada” (Editora Eterna Cadencia, 2012) reúne una selección de cuentos: El arreglo, La renta, La caída del árbol, Las llaves, Flores y frutos, La luna y las ratas. En todos ellos se encuentra sorprendentes situaciones cotidianas, llevadas a una dimensión casi fantástica; el dolor, el hastío o la realidad creada, todo esto se encuentra con los miedos y las dudas, enriqueciendo a los personajes que se mueven casi por inercia, a la espera de una crisis o que suceda algo. Los espacios en que se desenvuelven tienen especial importancia en los relatos: “Llegué a casa de mis tíos cuando empezaba a oscurecer y mientras subía con la maleta los cuatro pisos, (el elevador no funcionaba), noté lo avejentado que estaba el edificio…” “Era un lugar acogedor y tranquilo, y el dueño, situado detrás del mostrador, repartía a dos meseros los platos que iba recibiendo por un ventanuco que comunicaba con la cocina…” “Era de noche cuando llegué al departamento. Vi con agrado que había elevador. Aunque nunca lo usaría, aumenta el valor del inmueble y le da una apariencia de solidez. Subí a pie los cinco pisos, abrí la puerta del departamento y lo observé sin entrar…” Son los espacios los que marcan posibilidades, destinos, aspiraciones de los personajes, pueden ser, por ejemplo, la llegada después de un tiempo en la cárcel, un departamento heredado o la casa familiar, un estudio rentado, un amplio y lujoso departamento prestado o una pequeña vivienda.

Es un trabajo literario que hace evidente la capacidad del autor para desarrollar la verdad interior de las cosas. Escribe con el punto exacto de acercamiento, sinceridad y emoción pero sin caer en concesiones fáciles. Es prosa tensa y directa, plantea un pensamiento propio y otorga respuesta artística para develar momentos de plenitud. Ese es el atractivo tan especial con que Morábito captura a los lectores y, además, sencillez, claridad, agilidad para lograr establecer diálogos con el lector.

LIBRERÍA ‘SUR’. PARDO Y ALIAGA 683, SAN ISIDRO.