logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Las cuencas claras en los ríos del Perú

11 Jul. 2017

Las cuencas claras en los ríos del Perú

Por: Jorge Rochabrunt Gamarra

Es imposible en tan corto espacio entrar en detalles técnicos. Así que iremos al grano. Cada vez es más claro que los riesgos sociales, políticos y económicos que entraña la escasez del agua para el Perú, producto de eventos climáticos extremos, desertificación, desaparición y explotación ilegal de bofedales y zonas de acumulación natural de humedad y agua en las cabeceras de cuenca, sumado a la explotación de los mantos freáticos del subsuelo costero sea en forma legal o clandestina, todos estos factores, llevan inexorablemente, a producir en efecto del estrés hídrico donde simplemente, la demanda de agua saludable y potable, supera a la oferta.

A estos efectos ambientales producidos por la mano del hombre se suman otras decisiones políticas poco saludables, poco inteligentes, como por ejemplo en Lima invertir en incrementar las redes de distribución para “atender” la demanda de nuevas viviendas por sobre la necesidad de nuevas plantas de tratamiento y mejorar los sistemas en la Atarjea, como ya ha dicho el presidente ejecutivo de SEDAPAL en su actual gestión.

Y claro, revisar los números de las EPS a nivel nacional que se “hacen cargo” de proveer de agua potable a millones de peruanos, donde salvo raras excepciones, la gestión de estas empresas públicas es un desastre que OTASS intenta resolver.

Pero no se puede obviar que a ello se suma una ciudadanía enemiga del agua, sea empresarial o simplemente ciudadanos de a pie, que por ejemplo “cortan” bofedales en la cabecera de cuenca del río Rímac para “plantarlos” en otros terrenos por “órdenes de alcaldes” o arrojan su basura sin ningún pudor, descargan desechos tóxicos, químicos, biológicos que además terminan regando sembríos y contaminando alimentos que todos consumimos; a lo que podemos sumar descargas sociales negativas como la indiferencia, la violencia, y otros problemas que se viven en las riberas de los ríos.

Pues bien. Ha llegado el momento de hacer algo, es necesario cambiar estas descargas negativas, estas malas prácticas que destruyen las cuencas en toda su extensión y que acaban con el futuro de millones de peruanos. Nadie quiere hablar de esto en voz alta pero no podemos seguir pateando la agenda del agua en el país. Sobre el agua necesitamos las cuentas claras para contar con cuencas claras. Y debemos combatir las descargas tóxicas negativas que se vierten a los ríos, con las descargas positivas del cambio, que son políticas, sociales y económicas. Próxima columna: qué proponemos para la acción.
Rochabrunt.pe