logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Lobo sapiens en la manada peruana

18 Jul. 2017

Lobo sapiens en la manada peruana

Por: Jorge Rochabrunt Gamarra

Podemos decir que los políticos pertenecen a una especie de mutación del homo sapiens al que podemos denominar lobo sapiens. El lobo sapiens no solo tiene raciocinio, camina erguido, es gregario y representa el pensamiento moderno en lo que concierne a humano; además de reconocer a los mismos de su especie, vivir en manadas y tener sentidos muy desarrollados como el olfato, el gusto y la capacidad de la intuición; es por sobre todo, un animal político desbordado por sus ambiciones, que se desubica en el contexto de la vida en común y se extrae de la realidad, para impulsar su proyecto, sin temor al odio ni a la justicia.

El lobo sapiens, sin importar el sexo, actúa bajo el influjo hormonal de testosterona, con un incremento desmesurado de serotonina que lleva a esta especie a índices peligrosos de euforia, riesgo total, desinterés por el prójimo que mezclado con una falta o eliminación total de oxitocina, hace que el lobo sapiens sea esencialmente un ser desgraciado que no confía en nadie, más que en el mismo, y que su vida sea la persecución del poder y de las presas, que constantemente persigue y trapa, muchas veces por deporte.

Queda claro que el lobo sapiens o animal político no genera tampoco endorfinas, o lo hace en niveles muy bajos, por lo cual no conoce la felicidad, cosa que suplanta claramente con el efecto de la euforia sádica que le genera en cambio la serotonina. Entonces el lobo sapiens por lo general tiene erecciones incontroladas debido a la sensación del poder sobre los demás y dibuja un rictus eufórico en su rostro, que el mismo confunde con algo parecido a la felicidad.

Por todo ello, el lobo sapiens piensa que el poder y el dinero son como el hidrógeno y el oxígeno para tener agua: no tienen valor para él por separado y no tienen sentido hasta que están juntos. De igual modo, no tienen sentimientos encontrados por si su manada o su familia, si sus hijos salen perjudicados por sus actos de poder y control. No se detienen a pensar en lo que pasará. Para ello, idean estrategias, tales como lograr que sus pequeños cachorros muten ellos mismos de la condición de homo sapiens en lobo sapiens, de esa forma, superan el dolor que provocan los efectos de la vida y la justicia en sus padres. Saben ellos que les espera ese camino y por lo tanto, el anhelo será llegar a vivir la misma vida que sus padres lobo sapiens. Nada importa, más allá del poder y el dinero.

Los homo sapiens además regeneran este sistema porque votan por lobo sapiens; los reconocen como la especie evolucionada lista para operar en el poder y la falta de ética y moral absolutas. Los homo sapiens saben que pueden ser cazados, mutilados y devorados por un lobo sapiens, pero no duda un segundo al elegir a uno de ellos para conducir las riendas de su patria o del mundo. El homo sapiens sabe que es la presa, sabe que le toca jugar la ronda de juguemos en el bosque mientras el lobo está, y sabe que si es astuto, pueda que no sea la presa. Es más, sabe que es mejor trabajar para el lobo sapiens, a ver si en una de esas, aprende y muta el mismo en un lobo sapiens, ese animal político que puede devorar a sus propias crías en pos del poder.

Ahora que ya sabes que existen, ¿Reconoces a alguno en la manada peruana?
Rochabrunt.pe