logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Marihuana en el mundo

24 Oct. 2017

Marihuana en el mundo

Por: Andiolo Zevallos

La marihuana (cannabis) es un arbusto, utilizado desdehace 12 mil años por la humanidad. Lo usaron con fines industriales, terapéuticos, religiosos y recreativos, su aplicación medicinal fue hace 4,000 años como anestésico en cirugías, utilizado por los chinos.

En tiempos de globalización, Estados Unidos y Canadá, se han convertido en los mercados más rentables para el comercio de la marihuana (cannabis) medicinal. Se calcula que las ventas legales, solo en USA lleguen a US$5.700 millones a fines de este año y US$ 4,500 millones en Canadá al año 2021.

Países como Bélgica, Austria, Italia, República Checa, Polonia, Macedonia, Croacia y Alemania, han aprobado su uso terapéutico. En tanto en Uruguay, Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, México y Colombia, están o ya tienen algún tipo de regulación para utilizarlo.

Perú acaba de ingresar al círculo de países que hacen uso medicinal del aceite de cannabis (marihuana) orientado a beneficiar a unas 400 mil personas, entre familiares y pacientes, los que sufren de cáncer, enfermedades terminales o también llamadas raras que afectan al sistema nervioso, tales como la epilepsia, el párkinson y la esclerosis.
La norma aprobada por el legislativo, autoriza el uso informado, la investigación, la importación y comercialización del cannabis y sus derivados con fines medicinales y terapéuticos. Asimismo, ordena al Ministerio de Salud, crear un registro; de pacientes, de la enfermedad, del médico tratante, la dosis aplicada y frecuencia de las consultas; todo manteniendo la reserva del caso.

La Organización de las Naciones Unidas, recomienda “proteger la salud de las personas; aplicando los principios de seguridad, calidad y eficacia; y cuidando los ensayos científicos rigurosos y regímenes reglamentarios, que se aplican a los medicamentos reconocidos”.

Alberto Gayoso, del (CMP) dice que su aplicación, “no tiene efectos dañinos sobre el riñón, hígado, corazón, sistema nervioso. Tampoco existen referencias de gente que haya muerto consumiendo cannabis en comparación con los derivados del opio, que se usa para el dolor crónico, si ponemos en una balanza, el riesgo es escaso y el beneficio es alto”.
Las finanzas, sobre todo en Estados Unidos y Canadá, van por buen camino, y los resultados podrían ser óptimos, para reducir el dolor agudo, las convulsiones y la contracción muscular. Aun así, el gobierno y las autoridades competentes deben ser cautos. Lo primero debe ser, darle calidad de vida al paciente.