logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

No ha lugar marítimamente a actos individuales del Estado

02 May. 2017

No ha lugar  marítimamente a actos individuales del Estado
Javier Valle Riestra

Por: Javier Valle Riestra

Ya en 1950, La Haya, en el caso de las pesquerías del Mar del Norte, sentenció que si bien la decisión de un Estado tenía un origen doméstico, tenía asimismo repercusiones de carácter internacional que podían invalidarla. En el caso de las pesquerías Reino Unido vs. Noruega,, 18 de diciembre de 1951, ventilado ante la Corte Internacional de Justicia (La Haya), el magistrado Sir Arnold McNair sostuvo que:

a) el derecho internacional reconoce a todo Estado cuyo territorio baña el mar en algún sector, una parte correspondiente del territorio marítimo; b) si bien la delimitación efectiva de las fronteras de las aguas territoriales está dentro de la competencia de cada Estado […] los principios que se aplican para efectuar esta delimitación están sin embargo regidos por el derecho y no se dejan a la discreción de cada Estado; c) el método para delimitar las aguas territoriales es objetivo.

Si bien el Estado ribereño está autorizado a efectuar algunos ajustes secundarios en su frontera marítima, cuando fuere necesario en interés de la claridad y de su objeto práctico, el derecho no le permite manipular su frontera marítima para efectivizar sus intereses económicos o sociales.
Sigamos lo que dice Alfredo Vásquez Carrizosa, ex ministro de Relaciones Exteriores de Colombia y quien en 1950 fuera defensor de Haya de la Torre en el tribunal de la Haya, en su obra “El nuevo Derecho del Mar” al comentar las sentencias de la CIJ supra-mencionadas, referidas a los afers RFA y Reino Unido vs. Islandia; que desde luego, no se trata de los actos que son propios de la defensa individual o colectiva contra la agresión o el ataque armado, los cuales están contemplados en la Carta de las Naciones Unidas, articulo 51, o en el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, sino de aquellos que tienen por finalidad específica crear derechos y definir el dominio territorial o marítimo del Estado.

Es un aspecto crucial que determina la existencia o inexistencia de la acción unilateral dentro de las fuentes del Derecho internacional. Planteado así el problema, es necesario referirse al artículo 38 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia, que específica cuales son las que aplica el alto tribunal y que son: las convenciones internacionales; la cumbre; los principios generales; las decisiones judiciales y las doctrinas de los publicistas. No hay lugar para asimilar a una de las fuentes el acto individual de un Estado.
————-