logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

No hay que dejarse marear por el show mediático y político en el caso Odebretch

09 Feb. 2017

No hay que dejarse marear por el show mediático y político en el caso Odebretch
Jorge Rochabrunt

Por: Jorge Rochabrunt Gamarra

Quiero procesar unas cuantas preguntas claves ahora que todo mundo estará hablando a diario de cuántos ex presidentes veremos en prisión este año. Si García, Toledo, Humala, Kuczynski, Zavala, otros ex ministros, otros ex viceministros, en los últimos ¿12 años? ¿20 años? Deben pagar prisión por corrupción si se les encuentra responsabilidad. Eso lo veremos si este Ministerio Público se pone los pantalones. Pero, hay algunos temas adicionales de los que nadie está hablando.

Por ejemplo: si los procesos de licitación pública nacional e internacional vinculados a estos cerca de 12 mil millones de dólares, y otros tantos con las cinco o seis empresas del famoso Grupo Brasil, fueron amañados, corrompidos, vejados administrativamente, entonces ¿Por qué no estamos viendo que las ventanillas de la Fiscalía y los juzgados anticorrupción se están llenando de indignados empresarios peruanos que conformaron decenas, quizás cientos de consorcios para postular y ganar esos procesos y que perdieron por la corrupción?

¿No es cierto que en esos casos se configurarían muchísimos procesos de demandas judiciales civiles y denuncias penales en perjuicio de estos empresarios nacionales y/o extranjeros que perdieron todos los concursos que Odebrecht, Camargo & Correo, OAS y otros pillos cariocas ganaron de mala fe? ¿Qué estas demandas alcanzarían a miles de millones de dólares contra el propio Estado?

¿O es que se prestaron para la jugadita de postular para perder y recibir la suya igual, es decir, la clásica que en chiquito se hace cuando un amigo en el Estado te llama para pedirte tu CV y te dice que lo quiere usar para que elegido gane el puesto en el concurso público para elegir a otro profesional? Si eso es cierto, ¿no estamos frente a numerosos potenciales procesos judiciales de denuncias penales que debe promover el Estado mismo por colusión, defraudación al Estado, etc.?

Se habla de cientos de funcionarios públicos aceitados por las empresas lobas brasileñas, en toda la pirámide del Estado. ¿Se va a conocer quiénes, cuánto, dónde? ¿En qué gobierno regional o municipalidad están estos funcionarios? ¿Son acaso solamente las empresas del grupo Brasil y no hay UNA SOLA empresa peruana involucrada?

El show mediático va a continuar. Eso no hay duda. El tema es, que esto es tan grande, mucho más grande que lo que planteó como discusión y herida al país, la propia Comisión de la Verdad. Porque, no se trata solo de corrupción, sino que ya ha quedado demostrado que el perjuicio económico por la sobrevaloración de las obras públicas, es enorme. Ahora sabemos, que la plata salía para pagar las coimas, de esa sobrevaloración, ni siquiera de la rentabilidad de las empresas corruptas.

Por lo tanto, el ratio de esa sobrevaloración (dinero del Estado que se fue a otras manos sucias) puede traducirse en número de niños no atendidos por desnutrición crónica infantil o número de familias rurales que no han podido acceder a agua potable y saneamiento, o número de hospitales y postas no construidas. No se trata que Odebrecht regrese unos milloncitos y nos quieran marear con eso.

Esto es más grande, mucho más grande. Esto ha sido un desangramiento del país. No nos dejemos marear. Así vayan presos cuatro muñecotes de año nuevo y los quemen vivos en la hoguera pública, la sangre seguirá pegada en las manos de los criminales y la deuda no será pagada. No basta.