logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

No podemos parar

23 Nov. 2017

No podemos parar

Por: Carlos Bruce

De acuerdo al Informe de la Encuesta Mensual de Expectativas Macroeconómicas: de Octubre 2017 se confirma el derrotero de recuperación de nuestra economía con perspectivas muy favorables. Ya con el crecimiento de la inversión pública de 29% en setiembre habíamos pasado el punto de inflexión hacia el crecimiento.

Gracias a los esfuerzos del gobierno para destrabar los grandes proyectos de inversión, esta vez los tres niveles de gobierno vienen registrando cifras positivas en crecimiento de inversión, lo cual incidirá directamente en el PBI. Esto, en un contexto positivo de mayor gasto por la reconstrucción, de obras para los Juegos Panamericanos 2019, la Línea 2 del Metro de Lima, etc.

Un claro indicio de esta virtuosa recuperación es el notable crecimiento del sector construcción de 15% registrado Octubre, con lo cual se está dejando atrás los difíciles períodos de estancamiento.

De este modo, no es de extrañar que los agentes económicos manifiesten sus mejores expectativas respecto a los indicadores que reflejan la recuperación en sus sectores empresariales respectivos. Tan así es, que las expectativas sobre la economía y sobre su sector de negocios registran aumentos consistentes a tres y doce meses.

Asimismo, todos coinciden en sus expectativas de crecimiento de la economía para el 2017, de 2.8% a 3%; para el 2018, de 3.9% a 4%; y para el 2019 de 4% a más.
Es esto lo que necesita el país para retomar el rumbo del crecimiento sostenido. Mantener la confianza de los consumidores e inversionistas es factor clave para apostar por el impulso de la inversión pública que sea capaz de dinamizar al sector privado de nuestra economía.

Ahora bien, estando el país en fase de franca recuperación económica, no podemos permitir que la exacerbación política rebase los límites al punto de atentar contra lo que estamos logrando todos con tanto esfuerzo.

La responsabilidad de velar por la recuperación y el crecimiento de la economía es de todos sin excepción. El país no nos perdonará que caigamos en riesgo de retroceder después de haber retomado el camino correcto.

Hoy, el país necesita de su clase política reflexión, serenidad y mesura para resolver los problemas y desentendimientos. Para nosotros es claro que nada debe anteponerse a los intereses del país.