logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

País de excel

24 Aug. 2017

País de excel

En este espacio hemos denunciado las oscuras intenciones detrás de la huelga magisterial, también señalamos que cualquier reclamo estructural sobre el sistema educativo o la preocupación por los escolares era solo un revestimiento que pretendía justificar las verdaderas exigencias: aumento de sueldo y convertir en inocua las evaluaciones docentes.

Sin embargo, no podemos negar la responsabilidad del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, que no supo escuchar el embalsamiento de demandas sociales y las consideró exigencias coyunturales que se evaporarían con el paso del tiempo.
Palacio de Gobierno, según cuentan, es una burbuja. Al menos eso demuestran las declaraciones del presidente ante la CNN; los dichos del premier que se niega a ver que aquella demanda radicaloide de los dirigentes magisteriales, se protege con un embalse de miedos y reclamos y, además, enviar a Martín Vizcarra a ser abucheado en Ayacucho.

Pero es comprensible. Basta leer la agencia oficial de noticias y parece que vemos un informativo de algún país escandinavo, donde los ministros y autoridades se pasean por las calles felices y todos sonríen para la foto y aplauden la situación económica. De acuerdo con diversas fuentes, en Palacio de Gobierno, a las primeras horas de la mañana funcionarios y servidores comparten cafés y chismes, intercambian recetas, consejos familiares y recomendaciones de nuevos restaurantes y shopping.

Poco después, digamos a las diez de la mañana, terminado el reparador café y llegado el ‘jefe’, se ponen las pilas y los informes son hojas de Excel cargados de cifras y cuadros, que finalmente escamotean la realidad, pero explicados tan detalladamente como les sea posible a aquellos ‘genios y gurús’ de las finanzas y ‘analistas’ de comunicaciones. Los números disfrazan los rostros; los cuadros, la indignación, y la sonrisa del buen funcionario, los reclamos ciudadanos que van creciendo día tras día.

¡Es casi una oficina ejecutiva de alguna empresa limeña!

Así, el presidente y sus ministros tienen un país de Excel cifras, números, cuadros, barras y círculos del que se ignora todo lo que no es cuantificable, lo que no puede traducirse en porcentaje ni asignársele un valor, y en ese esquema no encajan pues ni los miedos ni la indignación, y mucho menos el hambre.