logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Perseverar en error es necedad

20 Mar. 2017

Perseverar en  error es necedad
Antero Flores-Araoz

Por: Antero Flores-Araoz

La mayoría de personas, siempre hemos considerado la existencia de dos sexos, el masculino y el femenino, pero hoy en día algunas minorías pretenden que el tema sexual “ya fue” y que ahora se trata de géneros.

Para las minorías a las que nos referimos los géneros son más de dos y ellos están determinados, ya no por la naturaleza que hizo varón y dama y que hasta en los animales distinguió al macho de la hembra, sino por la sociedad.

La sociedad es la que con su influencia determina diversas opciones sexuales y ya no solamente dos. Ello no tendría importancia alguna si es que no se quisiera incluir tal concepto en la cúrricula escolar a través de la autorización oficial de los contenidos de aquella.

Se quiere dejar que la interpretación de género frente a la de sexo, deje de ser un simple planteamiento teórico y manifestación del derecho a expresarnos libremente, lo que es valedero, a convertirse en elemento informativo y formativo en las escuelas.

Ante los cuestionamientos a la inclusión de la “ideología de Género” en la curricula escolar, autoridades del Ministerio de Educación dijeron que lo que existía era confusión, y que lo que se quería era la enseñanza de la igualdad entre hombres y mujeres en cuanto a derechos se refiere.

Como no existe ser humano que sea contrario a la igualdad de derechos entre damas y caballeros, los funcionarios del Sector Educación insistieron en que se trataba de promover la igualdad, pues si bien se había avanzado muchísimo en las últimas décadas, aún faltaba camino por recorrer como es la igualdad de remuneraciones ante la misma labor.

Cuando los críticos de la ideología de género demostraron que ella se había introducido en la curricula escolar y que se estaba tratando de disfrazarla con la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, pasaron a afirmar que no existía la tan mentada ideología de género.

Craso error, si existe tal ideología y por ello debía ser descartada de la curricula escolar. Los niños tienen que saber que hombre y mujer tienen diferencias, aunque los mismos derechos. A los niños debe mostrárseles las diferencias entre pene y vagina, sin necesidad de recurrir a obsoletos eufemismos como el “pipi” y la “cosita”. Hay dos sexos masculino y femenino, y ello es lo consabido, por supuesto sin dejar de respetar las llamadas otras opciones.

En las últimas décadas se avanzó mucho en la vía de la igualdad, la mujer dejó de estar en “muerte civil” y se le reconoció el derecho de sufragio pudiendo también acceder a cargos electivos. Del mismo modo dejó de estar disminuida con respecto al hombre, que de estar casada requería la autorización del marido para disponer de sus bienes. Aún falta camino por recorrer, es verdad, pero no debe pretenderse confundir con expresiones ambiguas. Igualdad de derechos SI, pero confundir a los niños NO.

La autoridad gubernamental debe recordar que perseverar en el error es necedad.

————-