¿PETROPERU a la deriva?

Por: Néstor A. Scamarone M.

Lo anunciado desde hace algunos años por todos los gobiernos, que a PETROPERU se le darán “nuevamente pero de manera real y efectiva”, todas las facultades de la actividad petrolera, desde la exploración, explotación, refinación, petroquímica, comercialización, transporte, conexas y vinculantes, siempre ha sido un cuento mal anunciado, ahora resulta que la empresa camina a la deriva, con un directorio y sus principales ejecutivos renunciando todos los días y echándose la culpa del mal manejo de la empresa. Sería conveniente que el gobierno se de cuenta que la empresa se dirige, maneja y opera de manera, primero técnica y después económica y que la política del “jarabe de lengua y las envidias”, no puede operar las refinerías, oleoducto y unidades operativas, para esto se necesitan técnicos y ejecutivos con experiencia en la industria de los hidrocarburos…

PETROPERU está en la obligación, en abierta competencia con la actividad privada, en convertirse en una empresa líder en las actividades de la industria del petróleo; es así que debe continuar con la modernización de la Refinería de Talara, independiente de los malos manejos que deben tratarse en cuerda separada y sancionar a los culpables, si los hay.

Así mismo, debería incursionar conjuntamente con empresas que ya han mostrado interés en contratos de Licencia (exploración-explotación) en el Perú, ahí están los lotes que deben soltar muchas empresas, incluido el lote 192, entre otros.

Respecto al oleoducto, la respuesta es fácil, ponerlo operativo y buscarle rentabilidad, por ejemplo se podría negociar con Ecuador para transportar su crudo (ramal norte y Oleoducto Nor Peruano), las empresas ecuatorianas hace años han manifestado su interés en el oleoducto, esta podría ser una forma de que PETROPERU entre en contratos de Exploración-Explotación con empresas ecuatorianas.

Obviamente, también debería incursionar en Camisea, en la construcción del gasoducto del sur y la importante petroquímica.

Con el cuento de que el Estado es un mal administrador, los “gambler” del mundo aprovechan de esta ingenuidad. No hay que olvidar que el 80 % de la producción y la industria del petróleo es producida por empresas del estado, y es que, el planeta sabe que los combustibles fósiles son estratégicos para el desarrollo de sus países y con la energía vital no se juega, ni se le hace dependiente del usurero petrolero.

Fue ayer para aquellos trabajadores de la empresa, que como el suscrito, orgullosamente podemos decir fuimos fundadores de nuestra petrolera de bandera nacional. Ahí nos educamos en esta bella actividad que es la industria de los hidrocarburos, nacieron nuestros hijos, nos casamos algunos y obviamente aprendimos y aprehendimos a amar a nuestra querida empresa, premiada y castigada muchas veces por los buenos y malos gobiernos, sin pensar a veces que es vital contar con empresas estatales en libre competencia con la actividad privada como curiosamente lo hace el 80% de los países del planeta con sus energías estratégicas.

Progresivamente, logramos el autoabastecimiento petrolero mediante los históricos descubrimientos de los yacimientos de la selva norte – Lote 8 y la construcción de la portentosa obra de ingeniería que constituye el Oleoducto Nor-Peruano. Adicionalmente, y no por ello menos importante, conquistamos y mantuvimos durante estos años el liderazgo en el mercado de lubricantes, con tecnología propia y en directa competencia con marcas internacionales de gran prestigio.

Compartir