logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Por una Venezuela democrática

21 Jul. 2017

Por una Venezuela democrática

Por: Carlos Bruce

El contundente plebiscito simbólico de la resistencia democrática venezolana, la solidaridad internacional que empieza a recibir con mayor tono esta causa libertaria y los arrebatos brutales del régimen chavista en fase terminal, marcan un quiebre notable en la lucha interna a favor de la libertad.
La masiva participación ciudadana del pueblo venezolano dentro y fuera de sus fronteras en el plebiscito contra la espuria asamblea constituyente que pretende imponer el dictador Maduro a sangre y fuego, es una expresión democrática del absoluto repudio al funesto régimen chavista y a la situación caótica que sufre el país.

También le han dicho claramente al dictador que no están dispuestos a aguantar más este suplicio provocado por una banda delincuencial que pretende perpetuarse en el poder con métodos totalitarios. Antes bien, los luchadores de la democracia ya han expresado que no pararán hasta restablecer la institucionalidad democrática pisoteada por la satrapía.

En su desesperación, el dictador Maduro ha anunciado que prepara alevosamente un siniestro plan de chantaje y coacción contra la población asalariada y los miles de beneficiarios de los programas sociales pretendiendo vanamente asegurarse cierto respaldo electoral. Vileza descarada ante los ojos del mundo.
La bestialidad con que sigue actuando la dictadura chavista en Venezuela ha rebasado todo límite atropellando todo a su paso, y enfrentándose groseramente a la comunidad internacional que advierte de sus malas acciones. Hace apenas unos días, Maduro mostró sus entrañas al enviar una banda de esbirros matones a irrumpir en la Asamblea Nacional para agredir salvajemente a los parlamentarios, como muestra desafiante ante el mundo de lo que es capaz.

Estamos pues, ante los estertores de un régimen despreciable que se resiste a conceder la libertad a todo un pueblo que ya se ha puesto de pie. Un pueblo combatiente que merece el respaldo y solidaridad de todos los demócratas de la comunidad democrática internacional. Solidaridad que, por fin, ya se empieza a manifestar en voz alta.

Los estragos del totalitarismo chavista que padece la población son tan graves que el régimen ya no es viable social ni políticamente. Todo ello, en un escenario de represión totalitaria de un régimen que ya no respeta nada.

Esta vez, la causa democrática venezolana se apresta a dar batalla a una fiera herida y cercada, por lo que necesita hoy más que nunca saber y sentir que esa causa también es nuestra.