logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

PPK, mucho ruido y pocas nueces

31 Jul. 2017

PPK, mucho ruido  y pocas nueces

Por: Víctor Raúl Trujillo

Médicos y maestros en pie de huelga, sectores sociales aún no integrados en la formalidad laboral, una economía desacelerada por cinco años, una corrupción que atraviesa todo el aparato del Estado, ante ello, el mensaje del actual Presidente antepone el slogan de “Una Sola Fuerza” y deja la sensación de que nos gobierna la lógica publicitaria de una clase política y no un gobierno en el que la política oriente el camino de un país, que acusa, hasta hoy, hondas diferencias sociales.

Reconocer la independencia de Poderes, y saludar la acción de recate durante la emergencia en el Norte, son gestos que adornan un mensaje, pero que no comunican cuál será la acción del gobierno en los próximos cuatro años. La propuesta de cinco proyectos de ley, la creación de la Autoridad del Transporte Urbano para Lima y Callao, regulación de la obtención de inmuebles requeridos para obras de infraestructura, reforma de los requisitos para ser miembro en el Consejo Nacional de la Magistratura, fortalecimiento del sistema de inspección laboral, proyecto para tratamiento de aguas residuales.

Proyectos de reforma que afecta al sector técnico del país, pero no impacta a los sectores populares, no integrados en el Estado. Se busca justificar que el poco crecimiento va de la mano con el crecimiento de la región, 1%. Pero los temas relevantes para el peruano, han quedado otra vez más en suspenso. La lucha de los servidores del Estado bajo el régimen CAS no ha sido referida ni como un proyecto de ley, que busque una homologación de remuneraciones. Un primer año de gobierno muy lejos de los peruanos y muy cerca de frases y sponsor.

Esto no es suficiente para el relanzamiento de un país. Es necesario que el gobierno y sus aliados busquen una concertación auténtica. En el Parlamento, el aprista Javier Velásquez Quesquén puede ser considerado un concertador en esta coyuntura política. Para fortalecer un país, es necesario fortalecer a los partidos políticos. Un país sin éstos, está condenado a replicar las dictaduras más cruentas, como la de Venezuela.

El país debe orillar su camino en la senda del mercado internacional, pero sin negar el mercado nacional. Una economía es más fuerte, cuando no solo depende de los circuitos financieros externos, sino que brega por un modelo de desarrollo interno fuerte, a fin de que tenga plena participación en el capitalismo y la economía y del conocimiento de grandes industrias. Sin retornar a las economías cerradas y promilitares, previo al régimen de Trump.

La coyuntura de nuestro país nos advierte lo lejos aún que estamos de ello.

José Bulnes (politólogo)