logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Principio de la doble incriminación o identidad

11 Jul. 2017

Principio de la doble incriminación o identidad

Por: Javier Valle Riestra

La extradición reposa sobre un trípode, en el cual, en el cual debe estar previsto tipológicamente el delito por el cual se reclama a un inculpado o condenado. Este trípode es: a) el Código Penal del país requirente; b) el Tratado de extradición; y c) el Código Penal del país requerido. No se trata de que el hechotenga el mismo nomen iuris. Debe ser estructuralmente del mismo tipo.

No es suficiente que exista un Tratado mencionándose el delito. Por ejemplo, la Convención de la Haya sobre apoderamiento ilícito de aeronaves comerciales en vuelo. Es imprescindible que una ley penal preexistente al hecho lo tipifique, tanto en el país requirente como en el requerido. No existe delito sin ley. No puede existir pena sin ley preexistente al hecho.

No puede entregarse a un extraditurus en virtud de un Tratado si el hecho no está tipificado como tal delito en el Estado requirente y en el Estado requerido. La Resolución IV del X Congreso de Derecho Penal Internacional (Roma, 1969) sentenció: 1) se mantendrá en general la necesidad de la doble incriminación como condición de la obligación de extradar. 2) sin embargo, el Estado requerido podrá pasar sobre esta condición cuando circunstancias propias del Estado requirente exijan la represión y el orden público del Estado requerido no se oponga. 3) esta, sin embargo, sobreentendido, que el hecho susceptible de extradición debe ser castigable in concreto en el Estado requirente. La ley de extradición española de 1958 en su artículo 6° recogió tácitamente este principio, porque expresó que no se concederá la extradición cuando conforme a la legislación española o a la legislación del Estado requirente “se haya extinguido por cualquier causa la responsabilidad criminal”.

Con agudeza expresa Rodríguez Devesa: “¿Qué mayor causa de extinción de la responsabilidad criminal que su ausencia total?”. Jiménez de Asúa, empero, sostuvo en un dictamen como abogado la inextraditabilidad de un sujeto acusado de parricidio (delito previsto en el Tratado respectivo y por las legislaciones penales del país requirente y requerido) porque realmente era un caso de uxoricidio in rebusveneris.

Este ejemplo refuerza la tesis más difundida y admitida: doble incriminación + legalidad. No se trata, por cierto, que la identidad normativa incluya el nomen iuris. De lo que se trata es de comprobar si los elementos materiales del hecho, tal como aparecen en la solicitud extradicional.