¿Qué es la ideología?

Por: Sergio Tapia

La palabra “ideología”, en el uso común daría a entender una descripción de un conjunto de ideas; pero, en el lenguaje de la filosofía y las ciencias, el término ideología tiene un significado bastante contrario. En las últimas semanas hemos visto que la Ministra de Educación viene negando la existencia de “una ideología de género”, su único argumento para sostener la revolución ética de los contenidos escolares a partir del próximo mes de marzo.

Para la lengua española, el castellano, la palabra ideología se remite a su origen en el idioma francés. Históricamente, el primer uso del término provino del marqués de Tracy Antonio-Luis-Claudio Destutt, filósofo de la Ilustración de la llamada Revolución Francesa. Desde 1801 utilizó la expresión “ideología”, y tras más de una decena de años escribiendo, tituló a su obra de cuatro tomos: “Elementos de la ideología”. Con la pretensión de haber descubierto la base de todo conocimiento humano: la ciencia de las ideas. En realidad la palabra ideología obtuvo su mayor difusión porque sirvió para apodar en el ambiente de las rencillas de los políticos revolucionarios de la época, denominando “los ideólogos” al grupo que se oponía al gobierno de Napoleón, entre los que estaba ese marqués de Tracy.

Con el tiempo la palabra ideología acampó en las ciencias sociales, y aún no concluye el debate sobre su correcto significado. Para un sector, la mención de “ideología” es una calificación de falta de racionalidad y realismo de una doctrina político-social.

La Iglesia Católica contribuye en este debate mediante su documento emitido por la III Conferencia Episcopal Latinoamericana, realizada en Puebla – México, enero de 1979. A partir del numeral 507, y específicamente desde el 535 al 544, desarrolla la noción de ideología. Identifica en la actualidad de la América Latina dos ideologías perniciosas: el liberalismo capitalista y el marxismo (num. 554). Afirma en el num, 536 que toda ideología “es parcial (…), ningún grupo particular puede pretender identificar sus aspiraciones con las de la sociedad global”. Pero un planteamiento ideológico podría ser aceptable si “los intereses que defiende (…) respeta[n] los derechos fundamentales de los demás grupos de la nación.”.

Pero, en el num. 536 afirma que “Las ideologías llevan en sí mismas la tendencia a absolutizar los intereses que defienden, la visión que proponen y la estrategia que promueven. (…). Se presentan como «una explicación última y suficiente de todo y se construye así un nuevo ídolo, del cual se acepta a veces, sin darse cuenta, el carácter totalitario y obligatorio» (OA 28). En esta perspectiva no debe extrañar que las ideologías intenten instrumentar personas e instituciones al servicio de la eficaz consecución de sus fines. Ahí está el lado ambiguo y negativo de las ideologías.”

Esto nos convence que el denominado enfoque de género, es una ideología. Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

Compartir