logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

¿Un patético “trumposo” contra el mundo?

27 Feb. 2017

¿Un patético “trumposo”  contra el mundo?
Néstor Scamarone

Por: Néstor Scamarone

Hubo un recomendable libro «Balzac en zapatillas», donde se contaba que el titán de las letras recibía a las visitas en pantuflas y «deshabillé», pues escribía tal volumen de producción diaria que no tenía tiempo ni de vestirse adecuadamente. Viendo los zapatos rojos con esmoquin adornado con el águila calva del escudo USA y ese pelo fósforo de color indescifrable de Trump, uno piensa que todos los grandes hombres no han tenido nunca tiempo para vestirse por algún lugar de su anatomía, aunque Trump no es un “Grande Hombre”, más parece un jefe de manada de primates extraído de un personaje del “el Planeta de Los Simios”. El Nobel Camilo José Cela, cuando recibía en pelotas, que le gustaba mucho, decía aquello de «perdone que lleve esta pinta, pero es que no tengo otra».

No estoy de acuerdo con los que acusan a Trump de horteridad. ¿Qué es lo hortera? Llevar algo horroroso y no saberlo, es algo así como llevar el cerebro de Trump y ese pelo fantasmagórico y no saberlo. El problema de la horteridad es ser o no consciente de ella. Trump enseña las águilas calvas del escudo de los USA en su ropa, sabiendo perfectamente que son de pésimo gusto y que no existe la mentada «texana, pero si la primate», pero Trump muestra obscenamente ese extraño escudo porque son de alto interés estratégico o patriótico y creo que por joder a la perdedora Hilary Clinton.

A la ropa y al pelo de Trump, sólo le faltaban las plumas o billetes colgados de chaleco y un sombrero con la fea águila, pero, ¿quién las necesita cuando se galopa junto o encima de bellas señoritas que darán de qué hablar en un futuro inmediato. Trump está decidido a irse de la Casa Blanca con el águila blanca persiguiendo mexicanos y a cuanto inmigrante exista en el “Planeta de Los Simios”, aunque en menos de dos años lo saquen a patadas.

Ya podemos asegurar, aún a costa de profanar los versos de algún payador inteligente, que Donald fue un caminante que hizo dólares para él y su entorno al andar, pero al andar “jodiendo y estafando a la humanidad” y será recordado como el único “Force One con pelo rojo” que hizo quebrar al “planeta de los Simios” y que deportará a garrotazos a más de 20 millones de inmigrantes ilegales a sola firma del policía de la esquina, y no doy para más porque me dan arcadas…