logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Una jugada peligrosa

14 Sep. 2017

Una jugada peligrosa

Por: Eduardo Farah H.

El primer ministro ha pedido cuestión de confianza a todo el gabinete del Presidente Kucsynski, esto quiere decir que si el Congreso no lo aprueba, tendrían que renunciar todos los ministros y si en otra oportunidad se repite el mismo hecho, el Presidente podría llamar a nuevas elecciones del Congreso.

Realmente, situación de crisis, según el primer ministro, ellos defienden la política educativa, pero arriesgar un gabinete para defender a una ministra que puede tener muy buenas cualidades, es bastante costoso para el país, tan es así que tendrían que reemplazar a los ministros por personas nuevas que tendrían que aprender a manejar sus respectivos portafolios.

En una situación económica y política del mundo que hoy es bastante difícil no solamente por los fenómenos naturales como los huracanes, terremotos de Méjico, Centro América y Norte América, sino por la amenaza de Corea del Norte que podría desatar un conflicto nuclear de imprevisibles y devastadores resultados.

La política es una parte del vivir nacional, pero la economía es muy importante y la aprobación de las encuestas tiene que ver mucho con el ánimo de las personas para seguir invirtiendo en el país.

Nosotros escuchamos muy a menudo millones y millones de soles en cifras expresadas por el Ejecutivo, pero si analizamos bien, estos millones que escuchamos, todavía no han dado ningún fruto; por lo menos en los últimos 3 meses en la parte Norte y Sur de nuestro país seguimos esperando con ansiedad que se Liciten todas las obras de la reconstrucción y también seguimos esperando con ansiedad que los problemas de la educación, salud y vivienda, sean resueltos en los próximos años de este Gobierno.

No hay mayor costo para nuestros conciudadanos que necesitar curarse de algún enfermedad y no poder conseguirlo, vemos con gran preocupación las deficiencias que tienen los hospitales públicos; los problemas de ESSALUD que hasta ahora no son resueltos, la demostración de fuerza de una parte del magisterio en la última huelga que nos preocupa ya que nuestros jóvenes tienen que aprender una educación para el futuro y no aprender a gritar en la calle y a reaccionar violentamente contra la Policía y contra los negocios privados y públicos; todo esto nos preocupa, por eso insistimos que hay que tener en cuenta lo dicho en el título de este artículo, una jugada peligrosa.