logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Venezuela vive

07 Aug. 2017

Venezuela vive

Por: Francisco Diez-Canseco

La liberación carcelaria de Leopoldo López y del Alcalde Metropolitano de Caracas, Antonio Ledesma, y su retorno al arresto domiciliario tiene un significado mucho más profundo del que parece.

Implica que, aún dentro del contexto de los abusos que viene cometiendo y anuncia la seudo Asamblea Constituyente de Venezuela , el sátrapa Maduro considera, dentro de su miope y abusivo cálculo político, que es mejor dar marcha atrás en el secuestro -porque eso es lo que fue -de ambos políticos de oposición.

El régimen dictatorial chavista se está cayendo y lo que están haciendo Maduro y su camarilla no es otra cosa que dar manotazos de ahogado, seguramente con la esperanza de que Putin o algún otro dictador similar le echen un salvavidas, ya que está claro que Raúl Castro poco más puede hacer para sostenerlo.
La crisis económica de Venezuela es ya estructural, en el marco del actual régimen dictatorial. Con el barril de petróleo en el nivel de 40 dólares y un costo promedio del orden de 80 dólares, amén de una caída del 7.7 % de la producción en el primer trimestre de este año, está claro que la situación de Maduro es abiertamente desesperada e insostenible.

El desabastecimiento generalizado de alimentos, la carencia inhumana de servicios de salud, el uso politizado de los órganos de justicia, el control de los medios de comunicación y la represión y el asesinato impunes de los valientes ciudadanos que salen a protestar reflejan las prácticas de un gobierno ilegítimo, corrupto e incapaz que cree, erróneamente, que puede seguir sosteniéndose sobre las bayonetas y por encima de la voluntad del pueblo.
Los países democráticos del Continente ya están cerrando filas, aunque tardíamente, frente a la terrible situación de nuestros hermanos venezolanos. Cerca de un 10 por ciento de la población ya ha huido a otros países.
El cerco debe seguirse estrechando: cualquier debilitamiento significa condenar al pueblo venezolano a la muerte paulatina a la que la ha condenado el innombrable dictador y sus esbirros.

Pero, así y todo, Venezuela vive.

Acerquemos a este pueblo hermano sus legítimos derechos.
(*) Presidente del Consejo por la Paz
Presidente de Perú Nación